miércoles, 30 de septiembre de 2015

Aristóteles - Meteorológicos (Libro II: El mar, los vientos y los terremotos).

Hemos hablado de las distintas formaciones donde el agua es responsable; los ríos, los lagos, la lluvia, la escarcha, la nieve etc. Falta hablar de la masa de agua que tiene más extensión que cualquiera de las mencionadas anteriormente (superada solamente por el océano): el mar. En el presente libro analizaremos todas las propiedades que Aristóteles pudo rescatar de este fenómeno de la naturaleza. Seguiremos viendo teorías claves como el ciclo del agua, el mundo sublunar y supralunar, el arjé de los filósofos antiguos y algunas críticas a Platón. 

Referencias:

(1) Como Tales de Mileto lo afirmaba.
(2) Referencia a Jenófanes de Colofón.
(3) Véase el primer libro de Meteorológicos.
(4) Tiene esas características porque comparte similitudes con el agua. 
(5) También llamada ''Osa'' por Aristóteles
(6) Seguramente el viento que se designa como ''M''.
(7) Lo que confirma que Aristóteles pensaba que el trueno era el ruido de una colisión de nubes.

Meteorológicos


LIBRO II: EL MAR Y LOS VIENTOS

Teorías sobre el mar

Los más antiguos afirmaban que el mar fue lo primero que existió en la tierra(1), mientras otros aseguran que se creo continuamente dentro del universo, es decir, junto con la tierra y los demás elementos.  

Salinidad en el mar

Una de las razones de porqué el mar es salado se debe a la teoría de que el sol al calentar la tierra, produce una exudación que produce que el agua sea salada. Otros dicen que se produce solamente gracias a la tierra, en efecto, del mismo modo en que el agua filtrada por ceniza es salada(2)

Tipos de agua en torno a la tierra

Existen dos tipos de aguas en torno a la tierra: la corriente y la estancada. La primera tiene que ver con la corriente normal que se produce en las aguas y que se mueven a todas partes, la cual no tiene un origen, sino más bien su fuente es un punto inicial donde convergen las demás aguas. La estancada es la que permanece en un sitio (el pantano por ejemplo). Además, estas últimas generalmente se hacen de modo artificial; por ejemplo, el agua de pozo. 

Sin embargo, el mar no pertenece a ninguno de estos tipos de agua. No es corriente porque no tiene fuente y no es estancada porque no es producida por un constructo o de manera artificial. 

Origen, salinidad y evaporación del mar

Los antiguos pensaban que todas las cosas que son derivadas del agua como los ríos, los lagos y otras formaciones del agua provienen directamente del mar. Pero ¿cómo es que puede originarse en los ríos agua que no es salada siendo que proviene del mar que es salado? La respuesta está en que el vapor que sube a los cielos para luego condensarse, convertirse en agua y precipitarse, se lleva todo lo dulce del mar(3)

¿Por qué lo dulce se eleva? porque es menos pesado que la sal. Entonces, el agua que se eleva en forma de vapor es el agua dulce que forman los ríos, mientras que el agua salada permanece en el mar. 

Crítica al Fedón de Platón

Recordemos que Platón nos decía en el Fedón que todos los ríos proceden del Tartaro. Es decir, proceden del centro de la tierra y no de la superficie de esta. Pero ¿cómo es posible que los ríos desde el centro de la tierra pueda ascender a la superficie? ¿Cómo es que pueden desembocar y proceder del mismo lugar siendo que está abajo? ¿No se cruzarán si van de arriba hacia abajo y en el mismo lugar? En efecto, la teoría no parece posible. Es más factible aceptar la teoría de Aristóteles de que los ríos provienen de las aguas precipitadas en las montañas. 


Persistencia y evolución del mar y de su salinidad

Con respecto a la generación del mar se han creado muchas teorías y fábulas que intentan explicar cómo es que existe. Otras de las preguntas realizadas es que si el mar se puede acabar, pero considerando el ciclo del agua mencionado por Aristóteles, no parece que tuviera fin, pues la misma parte que se evapora vuelve a través de las precipitaciones. 

Otro se ha dicho en cuanto a la salinidad del mar, por ejemplo, Empédocles decía que la causa de la sal en el mar era porque ésta era el sudor de la tierra... Naturalmente, Aristóteles no queda conforme con este explicación (que más bien sería adecuada para un poema).

En realidad, la salinidad ocurre a causa de la exhalación de la tierra, y su conjunto con el agua, es decir, una cosa seca con otra húmeda forman lo que conocemos como sabor salado. Eso se puede comprobar con el sudor y con la orina que son saladas gracias al conjunto de sequedad y humedad. 


Los vientos

Habíamos visto que la exhalación más húmeda es el agua (específicamente la lluvia) y la exhalación más seca es el viento. 

Como sabemos, el viento está compuesto de aire y éste a su vez se divide en dos tipos: el vapor, que es húmedo y frío(4); el humo, que es caliente y seco. Por supuesto, como vimos en Acerca de la generación y la corrupción, el aire es una combinación de humedad calentura

La masa del viento es evidente cuando podemos ver que en la lluvia no hay viento. Tras haber llovido, el calor propio de la tierra  y del sol hace que se seque y se produzca una exhalación. Dicha exhalación es la masa del viento. Cuando el calor se va y se eleva hacia el cielo, entonces la lluvia vuelve a hacer predominante y el viento desaparece, pues no tiene calor para surgir. En fin el viento sería una masa de exhalación seca producida por la tierra. 

Los vientos y el sol

El sol detiene e impulsa los vientos porque si las exhalaciones de la tierra son débiles, el sol dispersa estas con su calor sin llegar a formarse el viento. Esto ocurre sobre todo cuando el sol está cerca de la tierra; es así como impide que surjan los vientos. Pero cuando el sol está lejos de la tierra, entonces hay una oportunidad de que surjan los vientos. 

Las direcciones del viento 

Antes de comenzar con el análisis de las distintas direcciones del viento, hay que analizar el siguiente dibujo con respecto a los vientos. 


Como vemos en la circunferencia, estos son los movimientos del viento. Cada letra representa a un dios griego y este a su vez representaba a un tipo de viento; por ejemplo, Céfiro es el dios del viento del oeste. Los puntos A y B representan el movimiento del sol de este (B) a oeste (A) y también...


  • A (o Céfiro): representa el ocaso equinoccial.
  • B (o Apeliotes): representa el orto equinoccial.
  • H (o Boreas): representa el norte(5).
  • θ (o Notos): representa el mediodía.
  • Z (o Cecias): representa el orto estival.
  • E (o Coro): representa el ocaso estival. 
  • Δ (o Euro): representa el orto invernal. 
  • Γ (o Libis): representa el ocaso invernal.

Cada punto también representa el viento opuesto a cada uno; por ejemplo, Z difiere de Γ y E de Δ, es decir, son vientos contrarios (A pertenece a los vientos del norte y B a los del sur). Thrascias y meses son vientos que no tienen contrarios, al contrario, son solo intermedios entre unos y otros; Thrascias entre Coro y Boreas; y Meses entre Borias y Cesias. 


Habíamos establecido que el sol es el que detiene y mueve los vientos y en efecto, así es. Cuando aparece desde el este, empieza a mover todos los vientos que pertenecen a ese lugar; noreste en el orto estival y sureste en el orto invernal. 

Libis y Cecias si bien son contrarios, los dos pertenecen a la humedad, mientras que Euro y Coro son secos. Meses y Arcticias (6) son los nevosos. Coro, Thrascias y Boreas son los portadores de granizo. Céfiro, Noto y  Euro son ardientes. Cecias llena de nubes espesas, mientras que Libis llena de nubes tenues. Boreas y Euro son los más fríos.



Los terremotos

Así como el viento es el movimiento del aire, los terremotos (o sismos) son el movimiento de la tierra. Por supuesto, ya algunos filósofos antiguos tales como Anaxágoras de Clazómenas, Anaxímenes de Mileto y Demócrito de Abdera habían hablado sobre ellos.

Anaxágoras de Clazómenas: los terremotos son causados por el aire que está dentro de la tierra. 

Anaxímenes de Mileto: cuando la tierra se seca y se empapa, al mismo tiempo se va resquebrajando y estremeciendo por lo cual posteriormente, se desmorona.   

Demócrito de Abdera: la tierra está llena de agua y cuando además recibe el agua de lluvia, ésta última comienza a abrirse paso dentro de las cavidades de la tierra. Esto hace que se produzcan los sismos. 


A diferencia de Anaxímenes y Demócrito, Aristóteles concuerda con Anaxágoras y afirma que el origen de los terremotos se deben a las exhalaciones mencionadas anteriormente. Si miramos los cuatro elementos nos daremos cuenta que hay unos que son más violentos que otros, pero sólo uno puede hacer violentos a los otros, el viento. En efecto, el viento hace que el fuego se transforme en flama y el agua se vuelve violenta gracias al viento. 

Los terremotos son fuertes, pero se van acabando de forma gradual y no de manera inmediata, de hecho, el efecto se va desvaneciendo en la medida que el viento va siendo exhalado de la tierra. Así como su movimiento es fuerte, el ruido que emite cuando pasa también lo es. Aristóteles asegura que es el viento lo que produce esos ruidos, incluso antes de que tome lugar el terremoto. 


Las tormentas

No es difícil imaginar que los vientos están involucrados en las tormentas, y en todo lo que concierne a los puntos extremos del mundo sublunar. Ya habíamos establecido que existen dos tipos de exhalación: una seca y otra húmeda. Cuando esta exhalación (el viento) emana desde la tierra y llega a condensarse y a ponerse densa en la elevación, entonces se transforma en nube. La evaporación del viento que toma lugar en las nubes, produce el ruido que llamamos ''trueno''(7) cuando esta nube choca con otra. 

El relámpago se forma a partir de una combustión del viento expulsado en el choque de nubes. 

Conclusión

Las críticas y refutaciones a sus antecesores no paran, aunque esta vez ha sido menos duro (en mi opinión). De hecho, podemos ver como está de acuerdo con la teoría de los terremotos en cuanto a su origen (el viento dentro de la tierra). Más que algo nuevo, el tema de este libro es totalmente complementario al libro anterior, aunque también es muy necesario pues la teoría del ciclo del agua es vital para entender la salinidad del mar. Por otro lado, en cuanto a los terremotos, me es difícil pensar cómo pudieron estudiarlos siendo un evento tan circunstancial y que no ocurre a menudo. Todo el mérito y agradecimiento a pesar de todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada