martes, 29 de septiembre de 2015

Aristóteles - Meteorológicos (Libro I: Fenómenos espaciales).

Una obra difícil y rebuscada entre el corpus aristotélico. Es curioso destacar que si bien el tema es estrictamente meteorológico, es decir, lo que compete al tiempo climático, se habla mucho de los fenómenos espaciales como la aurora boreal, los sismos, la lluvia, etc. Un tratado especial para comenzar a entender los orígenes de la filosofía natural (aunque ya se había hablado de fenómenos naturales con los filósofos antiguos) y cómo estas inciden en nuestro pensamiento respecto de ellas mismas. 

Referencias:

(1) El mundo sublunar es todo lo que pertenece al plantea tierra. 
(2) Según Aristóteles, Anaxágoras decía que el éter era el fuego. 
(3) El mundo supralunar es el que se ubica después del sublunar.
(4) No se nombra a nadie en particular sobre si las estrellas fugaces son combustiones. 
(5) Hoy en día comprendemos la estrella fugaz como un meteoro, es decir, una estructura hecha de polvo y rocas que penetra la atmósfera, y a consecuencia de esto, queda una estructura más pequeña llamada meteorito. Esto refutaría la teoría aristotélica de que las estrellas fugaces pertenecen al mundo sublunar, ya que bajo la perspectiva anteriormente mencionada, queda claro que está en el supralunar. 
(6) La combinación del rojo con el azul resulta en púrpura.
(7) Una constelación más conocida como ''Osa mayor'' visible en los dos hemisferios. 
(8) Meteoro también se define como cualquier fenómeno atmosférico o que ocurre en la superficie del cielo.  
(9) Antigua ciudad griega ubicada al norte del Peloponeso. Ahora es un yacimiento arqueológico. 
(10) Pertenece al mito del diluvio universal de la cultura griega. 


Meteorológicos

LIBRO I: FENÓMENOS ESPACIALES

Lugar del presente tratado sobre filosofía natural


Ya han quedado cubiertas algunas de las partes de los fenómenos que pertenecen al mundo sublunar(1). Ahora resta analizar los fenómenos que ocurren en el espacio exterior. Los meteoros, la vía láctea, los cometas, etc. 

También se analizarán fenómenos naturales como los terremotos, los ríos, mares, truenos, etc. y todo lo que tiene lugar a sus movimientos.  

Distribución e interacción de los elementos cósmicos

En tratados anteriores hemos visto que los elementos del planeta tierra (fuego, aire, agua y tierra) tienen movimientos simples, y que unos se acercan al centro (la tierra) mientras otros se alejan (el fuego). 

El mundo sublunar está comandado desde del mundo superior que se encuentra arriba de este. 

Los elementos sublunares y la influencia del cielo sobre ellos

Aristóteles reconoce un cuerpo distinto de los cuatro mencionados anteriormente llamado ''éter''(2)El éter estaba presente en el mundo supralunar(3).

En medio de estos dos mundos, queda algo así como un espacio en el que pueden estar algunos elementos. Algunos antiguos consideraban que era el fuego este intermedio entre los dos mundos, pero si fuera así, todo estaría entonces consumido por el fuego. De hecho, ningún elemento puede llenar este lugar intermedio porque los elementos deben guardar una proporción consigo mismos. 

Por otro lado, si el agua proviene del aire y el aire del agua ¿cómo es posible que no se formen nubes en la región superior (o sublunar)? Esto se debe a que el elemento supralunar es el éter y este delimita el elemento aire. 


Los meteoros ígneos

Estrellas fugaces

En otros tratados se había dicho que el elemento fuego se encontraba en el extremo del cielo, y sabemos que bajo este elemento se encuentra inmediatamente el aire. Por otro lado, el fuego es un material inflamable. Cuando el cielo se encuentra realizando su revolución, la materia se inflama en una dirección determinada lo que produce el efecto de una estrella fugaz. Es decir, cuando el cielo mueve al fuego, la materia inflamable da dicho efecto. 

Se puede objetar ¿cómo es que las estrellas fugaces se dirijan hacia abajo siendo que el movimiento natural del fuego es hacia arriba? Simplemente porque las estrellas fugaces son expulsadas bajo presión hacia abajo, lo que descarta la combustión como causa de su movimiento(4). Y el causante de este movimiento es la exhalación de los vapores y gases que se encuentran en el cielo. 

Cabe destacar que Aristóteles dice que éste fenómeno ocurre en el mundo sublunar y no en el supralunar(5) porque tiene los mismos movimientos que se dan en el mundo sublunar; natural y forzado.


Las auroras boreales

Entendiendo que al extremo del primer cielo se encuentra el fuego y el aire, no es raro deducir que el aire se encienda y su ignición forme variados colores en el cielo. En realidad, la causa es semejante a la de la estrella fugaz.

Los colores que se dan generalmente en la auroras boreales son el púrpura o el escarlata porque la combinación de los astros (que tienen color blanco) y lo ígneo del fuego (rojo) y a veces también con el cielo (azul) producen este tipo de colores(6). 

Los cometas


Descripción de los antiguos

Anaxágoras y Demócrito creían que los cometas eran astros errantes en conjunción que esparcen llamas. Los pitagóricos también lo creían añadiendo que eran astros que aparecían con muy poca frecuencia. Otros antiguos aseguraban que los cometas solo aparecían cerca de la Osa(7) y cuando el sol está en un giro estival (solsticio de verano). 

Aristóteles en estos últimos puntos nos dice que es falso que solo aparezca en esas oportunidades. De hecho, en el terremoto de una ciudad de Acaya, surgió un cometa justo para la época equinoccial. 

Descripción de Aristóteles

Para comenzar con lo que se entiende por cometa, entendamos lo que entiende Aristóteles por universo. 

Acorde con análisis anteriores, lo primero que existe inmediatamente después del centro es la tierra. La exhalación de la tierra es seca y caliente. El movimiento circular del cielo hace que la tierra se inflame y junto con el fuego que se encuentra al extremo del cielo, su condensación forme lo que conocemos como cometa. 

¿Qué diferencia hay con la estrella fugaz? la estrella fugaz, como vimos anteriormente es un fuego que se guía a través de una materia inflamable, mientras que el cometa es un fuego expulsado, creado por combustión más que por materia inflamable. 


Vía láctea

Nuevamente tenemos a Anaxágoras y Demócrito quienes nos dicen que la Vía láctea son la luz de ciertas estrellas en el cielo. Estas estrellas son las llamadas estrellas fijas

Sin embargo, Aristóteles nos dice que la Vía láctea se forma gracias al movimiento del cielo donde se encuentra el aire y el fuego, es decir, en la parte más extrema. Esta surge de una exhalación de estrellas cercanas entre sí, combinadas con el fuego y el aire.


El ciclo del agua; evaporación y condensación

Hemos hablado de la región extrema del cielo donde está el aire y el fuego. Ahora procedamos a hablar de la parte más próxima a la tierra, el agua. 

Las distintas transformaciones del agua

Sabemos que la tierra por movimiento natural se dirige al centro y se queda quieta en comparación con otros elementos. La humedad que se produce en ella se evapora gracias a los rayos del sol. Cuando esta humedad asciende y el calor la abandona en el proceso, entonces la humedad se condensa y se transforma en agua. La exhalación que hace el agua a través del vapor es lo que posteriormente se convierte en una nube. Por otro lado, cuando el vapor del aire se condensa en agua a modo de residuo, obtenemos lo que es la niebla.

Es el sol el que hace que el vapor se eleve, sobre todo si está más cerca de la tierra (solsticio) y cuando está más lejos (equinoccio) el vapor se condensa en agua debido al frío y así se va formando. 


Rocío y escarcha

Cuando no hay suficiente calor para que la humedad se eleve, esta se condensa gracias al frío y vuelve a caer en la noche se llama rocío. Cuando el vapor se congela antes de convertirse en agua, se llama escarcha.

El vapor solo se puede elevar desde lugares hondos, profundos y húmedos; no desde lugares como podría ser un monte (donde Aristóteles asegura que la escarcha no se forma). 

Lluvia y nieve

Estos tres fenómenos se originan a partir de la condensación del agua. La lluvia y la nieve se forman por las mismas causas del rocío y de la escarcha, en efecto, la lluvia es una condensación de mayor proporción que la lluvia y la nieve una condensación de mayor proporción que la escarcha. La única diferencia de la nieve es que esta se produce cuando las nubes se hielan. 

Estos meteoros(8) tienen lugar en distintas partes del cielo; el rocío y la escarcha ocurren cerca de la tierra, mientras que la lluvia y la nieve ocurren más cerca del cielo. 

Granizo

En cuanto al granizo, este es un hielo que se forma específicamente en las nubes. Sin embargo, Aristóteles nos dice que este no ocurre frecuentemente en invierno, sino más bien en primavera y en otoño. Esta extrañeza ocurre porque la causa del granizo ocurre con las nubes que se encuentran en la región superior, donde el sol no alcanza nada con sus rayos. Una vez la nube llega ahí, el agua se congela y la estructura condensada se precipita hacia la tierra. 

Es así que el granizo es una especie de piedra sin forma circular porque el congelamiento ocurre cuando va cayendo a la tierra sin llegar a tomar una forma, además, la distancia en la que viajan hacen que se vayan desgastando. 

Los Ríos

Con respecto al primer concepto, el viento es el movimiento del aire. Muchos antiguos han dicho que el viento es uno solo, pues el aire también lo es. Lo mismo se dice de los ríos, estos también serían solo uno. 

Frente a este último concepto (los ríos), los antiguos decían que de las aguas elevadas por el sol y que vuelven a caer a la tierra (en forma de lluvia), se reúnen en un gran receptáculo durante el invierno. En fin, para los antiguos el río era solo uno y surgía de un gran receptáculo.

No obstante, Aristóteles cuestiona esta teoría pues, ¿qué tamaño tendría que tener este receptáculo para contener toda el agua de la tierra? Quizás tendría que ser más grande que la tierra. 

Aristóteles asegura que existen grandes ''depósitos'' de agua en muchas partes de la tierra. De ahí que se formen cauces en la tierra y la lluvia los llene para posteriormente formar lo que llamamos ríos. 

Las montañas son los receptáculos para que se formen los ríos, pues, si recordamos el ciclo del agua mencionada anteriormente, el vapor que emerge de los océanos queda a una temperatura muy baja, condensándose y transformándose en líquido. Este líquido se precipita sobre los lugares más altos y comienza a formar los ríos. 


Los cambios climáticos

Es obvio que no siempre hay mar y no siempre hay tierra; donde hay tierra puede haber mar y donde hay mar puede haber tierra. Esto se describe como un proceso húmedo-seco-húmedo que experimenta la tierra. 

Lugares secos y húmedos

Sabemos que Egipto tiene un clima árido y que ahí se encuentra el famoso río Nilo. Este es un ejemplo de un lugar seco el cual si llegase al extremo de lo sexo, se volvería peor.

Por otro lado, tenemos lugares como Micenas(9) la cual, por ser una zona pantanosa, permitía las cosechas y la alimentación en general a sus ciudadanos, pero con el tiempo, se ha vuelto estéril y reseca. 

El proceso de húmedo-seco-húmedo ocurre por la variación de climas que se dan a través de las estaciones, en efecto, en invierno hay más frío y más agua que en verano, lo que hace que la tierra se ponga húmeda. Por otra parte, hay ciertas excepciones, por ejemplo, la inundación de Deucalión(10). Además, hay lugares que a pesar de que hay un invierno prolongado, no se vuelven húmedos; esto se debe a que son los lugares montañosos los que pueden reunir agua y no las llanuras. Es por esto que lugares como Egipto no tienen suficiente agua (a excepción del Nilo).


Conclusión

Definitivamente, este libro es una lección de comprensión de la naturaleza, a la manera de los antiguos. Todos estos procesos pertenecen al mundo sublunar, ya que del mundo supralunar hablamos en Acerca del cielo y de cierto modo en Acerca de la generación y la corrupción. Esto no es el único tratado de meteorología que existe, ni tampoco el único tratado de naturaleza (de hecho, faltan muchos libros) que veremos en los análisis; al parecer, Aristóteles dedicó más tiempo y más escritos a estos temas que a los otros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada