jueves, 23 de marzo de 2017

San Agustín de Hipona - Réplica a Fausto, el maniqueo (Libros I - XI) (397).

Este es un voluminoso debate entre San Agustín de Hipona y el maniqueo llamado Fausto, quien negaba ciertas cosas del Nuevo Testamento. Dispuesto a refutar al santo de Hipona, Fausto recibe una gran lección a través de los 33 libros de este tratado, que en este blog lo veremos de la manera más sintética posible. Este no será el único maniqueo a quien San Agustín refutó sin problemas porque aún quedan algunos hombres que tienen el nivel de herejía aún mayor.

Referencias:

(1) Por eso Jesús no tiene un Evangelio.
(2) Siguiendo la doctrina de San Agustín de que toda existencia es buena y la no-existencia es mala. 
(3) Para más información sobre este libro de la biblia, véase San Agustín - Exposición de la Carta a los Gálatas,

RÉPLICA A FAUSTO,
EL MANIQUEO


LIBRO I: CRISTIANOS Y NO CRISTIANOS

Cristianos y Semi Cristianos

El primero en comenzar fue el mismísimo Fausto, quien advertía primeramente cuidarse de los judíos y los semi cristianos. Este los trataba como supersticiosos, y que Adimanto, su ''mesías'' que venía después de Manés, era el elegido para conducir la fe cristiana. 

Por supuesto que estos semi cristianos son los católicos como San Agustín, pero éste le hace entender a Fausto que ''semi'' significa imperfección, es decir, que no dejan de ser cristianos sino que son cristianos imperfectos. 

Los maniqueos se dedicaban a embaucar a los que eran cristianos imperfectos y los engañaban, aunque más que engañar, en palabras de San Agustín, los extraviaban con graves consecuencias. 

LIBRO II: ¿QUÉ ES EL EVANGELIO?

Aceptación del Evangelio

Fausto le pregunta a Agustín si acepta al Evangelio así como acepta que Jesús ha sido nacido. Si Agustín dice que sí, entonces Agustín acepta que el nacimiento de Cristo se dio por madre y padre y no por el Espíritu Santo, pero San Agustín responde que si bien acepta el Evangelio, no acepta la primera proposición de Fausto. 

Si Jesús fuera nacido de Padre y Madre, entonces no tendría que existir un Evangelio, pues los Evangelios se dan por hombres mortales que evidenciaron la llegada del Señor y no por los ungidos(1). Sin embargo, en la biblia se menciona una cierta genealogía de Jesús porque éste proviene de David, pero eso no hace que Jesús tenga Evangelio.

Además, recordemos que Evangelio significa ''buena noticia'' y es por eso que Jesús no puede relatar su propia buena noticia de que llegó. 

Primero hombre maniqueo

El primer hombre de los maniqueos fue un hombre lleno de luz rodeado de fuego, aire y agua,  que combatió contra otro hombre que pertenecía al mundo de las tinieblas, pero que no pudo derrotarlo del todo. 

Ahora, estos hombres manejaban elementos iguales, con la diferencia que el fuego, el agua y el aire de las tinieblas era malo, mientras que el de la luz bueno. Pero eso no es todo, los maniqueos creen que este hombre bueno es el padre de Jesucristo. 

Agustín dice que lo que nombra Fausto es pura fantasía, pues los Evangelios hablan del primer hombre carnal que  fue Adán y el segundo hombre celestial que fue Jesús. Nada hay sobre un hombre lleno de luz que bajó con agua, fuego y aire. 

Los magos guiados por una estrella

Este es un relato con el que San Agustín está en contra, pues mientras más alejado se esté de las cosas corporales, mucho mejor. Ninguna estrella vaticinó el nacimiento de Jesús, sino que todo lo contrario, la estrella se movió por Jesús nació. En efecto, las cosas están sometidas a Jesús y no al revés.

En fin, nada de lo dicho por los maniqueos coincide con el Evangelio, y por esta razón se debe considerar una herejía. 

LIBRO III: LAS GENEALOGÍAS

Modo de entender las Sagradas Escrituras

Fausto le pregunta a Agustín si éste acepta la generación con la intención de que acepte que Jesús provenía de hombre y mujer. Fausto genera este tipo de provocaciones y recurre precisamente al Evangelio, ya que el mismo Evangelio de Juan dice que en el principio existía la palabra (el Verbo) y esa palabra era Cristo. Sin embargo, el Evangelio de Mateo parece contradecir el de Juan, pues dice que Jesús provino de David. Por otro lado, Fausto también aduce que Lucas dice que Jesús provino de madre y padre que serían María y José. 

Otra de las cosas criticadas a los católicos es la imposibilidad de que Jesús tenga dos padres; Dios y José, pero esto es perfectamente posible, pues uno sería por adopción y otro sería por verdadera generación divina. De ahí no se podría decir que Jesús tiene dos padres biológicos, que es imposible, sino que es uno por adopción y otro por divinidad. 

San Agustín nos dice que de ahí viene el sentido que en la oración se diga ''Padre nuestro que estás en los cielos'', ya que Dios es el padre de padres, mientras que nuestro padre natural (en palabras de San Agustín) sería aquel padre adoptivo. 

LIBRO IV: EL ANTIGUO TESTAMENTO

Aceptación del Antiguo Testamento


Fausto pregunta si Agustín acepta el Antiguo Testamento. ¿Qué quiere decir esta pregunta? los maniqueos siempre han tratado de demostrar lo contrario que son los dos Testamentos. Fausto aduce que son los judíos los que siguen en el Antiguo Testamento (o el Tanaj) sin problemas y que los cristianos, al no gustarles el Antiguo Testamento, decidieron crear esta nueva ley para sus comodidades

Por otro lado, el Antiguo Testamento ofrece la tierra prometida de Israel, cosa terrenal y carnal que estaría en contra de las enseñanzas espirituales del Nuevo Testamento. Agustín tendrá que responder hábilmente a estas argumentaciones y tratar de unir los dos Testamentos armoniosamente. 

El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento

Agustín acepta que las promesas del Antiguo Testamento son evidentemente carnales y contrarias al Nuevo Testamento. Pero San Agustín sólo acepta el A.T. en cuanto a que éste promete el nuevo anuncio divino que será la llegada de Jesús. Es decir, Agustín rechaza la promesa de la tierra prometida. 

San Agustín asegura incluso que ni los patriarcas del A.T. creían en esas promesas carnales, ellos tenían su mirada a la promesa del N.T., sin embargo, por las circunstancias del tiempo debieron hacer estos rituales carnales antes de llegar a la gran promesa divina. 

LIBRO V: EL NUEVO TESTAMENTO

Fausto pregunta nuevamente, después de toda la respuesta que Agustín da si acepta el Evangelio, a lo que Agustín responde que sí. De hecho, el mismo obispo se considera un verdadero cristiano al abandonar la familia, sus hijos, sus cosas materiales y aceptar la abstinencia y la castidad.

Fausto le dice que si acepta este N.T. tendrá que aceptar el nacimiento de Jesús como una genealogía, es decir, de manera carnal y natural, pero San Agustín insiste que esto no es así. La mayor prueba de que el mismo Cristo viene de Dios y no de los hombres es lo que dice el N.T.

''El que cumpla la voluntad de mi padre que está en el cielo''
(Mateo 7:21)

En ninguna de las enseñanzas se dice que quien cree que Jesús es nacido será cristiano. Siempre se dice que cumpla la voluntad del padre por sobre todas las cosas, sin aceptar que Jesús ha nacido de madre, pues no es cierto.

Además, no hace falta hablar de la vida de los maniqueos que según en palabras de Agustín es una vida ''regalada'' y fuera de la abstinencia. Quizás, esa sea también la persecución que es realizada en contra de los maniqueos, pues estos son perseguidos porque engañan a través de su religión. En todo caso, los maniqueos aprovechan esto para decir que son perseguidos porque son justos, pero la verdad es que son perseguidos porque engañan. 

LIBRO VI: COSTUMBRES DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Repudio al Antiguo Testamento

Ahora la pregunta de Fausto se enfoca en si Agustín acepta el A.T., a lo que San Agustín responde negativamente, pues no cumple los preceptos del mismo. Pero así como Agustín no acepta las costumbres del A.T., Fausto tampoco las cumple y no se sienten mal en ello, pues estas costumbres son carnales y terrenales. Una de ellas, por ejemplo, es la circuncisión y otra es la inutilidad de no trabajar los sábados. 

Las acciones judaicas y el maniqueísmo

La circuncisión

Una de las cosas que podríamos preguntarnos en cuanto a las costumbres de los judíos, es por qué ellos admiten la circuncisión y la verdad es que la respuesta se encuentra en el A.T. 

El mismo Dios dijo a Abraham que el sello de justicia se hallaba en la circuncisión. Esta acción la aborrecen los maniqueos, no porque esté en contradicción con las cosas espirituales del N.T., sino que con la cobardía de hacer una acción tal porque no tienen la valentía para hacerlo. 

Descanso de los sábados

Para San Agustín, el descanso del fin de semana es inútil, pues si seguimos las órdenes que Dios dejó entonces ahí tendremos el descanso eterno y no antes. 

Sacrificios animales

Los maniqueos condenan totalmente la práctica de sacrificios de animales, la cual consideran aberrante. Sin embargo, los maniqueos culpan a los católicos de celebrar los sacrificios, aunque ya cuando el cristianismo llegó a Roma dejó de hacer esas prácticas del A.T. 

En todo caso, Agustín dice que el sacrificio de animales  no tenía nada de malo pues la existencia de estos consiste en servir al hombre. Los maniqueos dicen que los animales tienen almas que no pueden ser mancilladas por el hombre, y que la ingesta de carne sería una especie de pecado canibalista, pues no estamos comiendo solamente carne sino que también alma. 

Contradicción entre San Pablo y el Antiguo Testamento

Sabemos que en el A.T. se condena comer ciertos animales; por ejemplo, está prohibido comer cerdo y el cordero no está prohibido para la ingesta. Sin embargo, los católicos comen unos y otros sin hacer ninguna distinción. Esto se debe a que en el N.T. toda criatura es buena al tener una existencia(2) y por eso ninguna puede estar desechada del alimento. 

Ahora ¿por qué no se comía el cerdo en el A.T.? Porque de acuerdo con las S.E., el cerdo es un animal que no rumia, es decir, que sólo traga el alimento. Esto tiene su justificación en el siguiente versículo:

''Un tesoro apetecible descansa en la boca del sabio; en cambio el varón necio lo engulle''
(Proverbios 21:20)

Para los maniqueos,. la carne es infinitamente impura, y por eso todo hombre se debe abstener de comer carne. Pero ¿por qué es impura? por una razón muy simple; el príncipe de las tinieblas nació de la carne: los maniqueos se consideran vegetarianos. 

San Agustín dice que no hay necesidad de abstenerse de la carne, pues todo es bueno en el mundo porque Dios dio existencia a todas las cosas. 

LIBRO VII: ASCENDENCIA DE JESÚS

Rechazo a las genealogías

Fausto pregunta (quizás una pregunta que se le quedó pendiente) si San Agustín acepta la genealogía. Obviamente, la respuesta es negativa pues ya había dicho que no la aceptaba. Mucho más convincente será el versículo donde dice ''Mi reino no es de este mundo'' de aquí se sabe que Jesús no está relacionado con una genealogía carnal.

No obstante, debemos entender la genealogía de la siguiente forma:

  • Jesús es la palabra, el verbo y por lo tanto es divino.
  • Jesús es carnal en el sentido que el verbo tuvo que hacerse carna para habitar entre los hombres. 

Esto quiere decir que por una parte, Jesús es Hijo del Padre, pero que también pertenece al linaje de David.

LIBRO VIII: ¿A FAVOR O EN CONTRA DEL ANTIGUO TESTAMENTO?

Lectura católica del Antiguo Testamento

San Agustín admite seguir el N.T. que representa la nueva ley y deja el A.T. de lado. Las costumbres de la circuncisión y del descanso los sábados, o del no comer cerdo no representan para Agustín costumbres cristianas ni espirituales. 

Fácilmente se puede cuestionar y reprochar este ''rechazo'' del catolicismo al A.T., pero San Agustín no es que lo rechace, sino que más bien lo mira desde una perspectiva distinta; desde la libertad. En efecto, el A.T. testamento nos ayudará a entender las tentaciones y rituales de la carne, que deben ser dejadas una vez entendidas las enseñanzas de Jesús. 

Agustín hace la comparación entre el A.T. y el N.T. de la siguiente forma. Cuando alguien quiere limpiar una herida, no puede usar un paño sucio que ya se usó, debe usarse uno completamente nuevo. 

LIBRO IX: PAGANISMO Y ANTIGUO TESTAMENTO

¿A quienes llama las Sagradas Escrituras?

De acuerdo con Agustín de Hipona, el llamado que hace el A.T. es a todos en general, pero si podemos nombrar a un grupo en específico, sería a los judíos. En cambio, el N.T. llama a las personas que tienen espíritu y por eso mismo, a los cristianos. 

Nadie nace judío, cristiano, maniqueo, donatista o budista, todos nacen de la misma raíz aunque de ellos mismos depende si aceptan las S.E para luego ser espirituales. 

LIBRO X: ENSEÑANZA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Bienes del Antiguo Testamento

El A.T. promete riquezas, vida larga, hijos, nietos y cosas carnales que no están de acuerdo con el N.T., de ahí que se prometa que quien tenga menos de 100 años será considerado maldito. 

¿Qué pasa entonces? ¿Para qué se creó el A.T.? Para que el hombre comprendiera las características del aprecio a las cosas carnales, y que aprendiera también a que en el futuro vendría otra ley, con otros bienes que, al contrario del A.T. estos serían espirituales. 


LIBRO XI: INTERPRETACIÓN MANIQUEA V.S INTERPRETACIÓN CATÓLICA

Desconocimiento de Jesús como descendiente de David

Agustín insiste en que la verdadera de genealogía de Jesús no es por medio de David, sino que por medio de Dios, de ahí el siguiente versículo de San Pablo:

''Nosotros no conocemos a nadie según la carne, y si conocemos a Cristo según la carne, ahora ya no lo conoceremos''
(2-Corintios 5:16)

Por otro lado, también se considera que el A.T. ya pasó:

''Y así, si hay en Cristo alguna nueva criatura, lo viejo ha pasado, y he aquí que todo se ha vuelto nuevo''
(2-Corintios 5:17)

¿Por qué Fausto insiste en decir que Jesús descendió de David? porque así podría defender a su maestro, diciendo que Manés nació verdaderamente del Espíritu Santo y que Jesús fue uno más de los hombres carnales que nacen. 

A estas escrituras de la Biblia, Fausto antepone una supuesta contradicción de San Pablo.

''Acerca de su hijo (refiriéndose a Jesús) nacido del linaje de David según la carne''
(Romanos 1:3)

''Y así, si hay en Cristo alguna nueva criatura, lo viejo ha pasado, y he aquí que todo se ha vuelto nuevo''

(2-Corintios 5:17)

Claramente hay una contradicción en estos dos versículos, pero San Agustín nos dice que es imposible saber bien lo que quiso decir realmente el apóstol. Puede pensarse que los traductores e interpretadores se equivocaron al escribir el texto (cosa que San Agustín considera), aunque por otro lado, también hay que ver todas las cosas verdaderas que se han dicho en la biblia sobre San Pablo. Si esto fuera falso, sería lo único frente a todo el resto de verdad que contiene. 

Conclusión

Ciertamente es un voluminoso tomo que hemos querido resumir en 10 libros esta vez. El debate es larguísimo pero tremendamente interesante por su clarificación finísima entre los dos testamentos bíblicos. Me parece una interpretación bastante particular la de Agustín, porque, así como puedo interpretarlo de esa manera, puedo interpretarla de otra. Creo que hay muchos asideros por donde tomar algo que puede interpretarse de tantas maneras, y, cuando esto sucede, vale hacerse la pregunta; de todas las interpretaciones ¿cuál es la verdad? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario