domingo, 16 de octubre de 2016

Plotino - Vida y obra (205 - 270).


Retrato de Plotino

Volvemos a la filosofía clásica o mejor dicho, a un renacimiento de la filosofía aristotélica y platónica (sobre todo platónica). Plotino es el defensor de una nueva corriente que nos recuerda el pensamiento y el razonamiento platónico hecho hace más de 500 años. La única obra que pudimos rescatar de Plotino fue la llamada ''Enéadas'', un conjunto de 6 libros con sus escritos que fueron recopilados por Porfirio quien además era discípulo del filósofo. Esto libros están escritos en diálogos tal cual lo hizo el mismísimo Platón. 

PLOTINO

Infancia y juventud

Plotino nació el año 205 d. C. en la parte izquierda del río Nilo en la ciudad de Licópolis (actual Assiut). Nació en el seno de una familia distinguida, siendo su primer nombre Malco que en la segunda lengua nativa significa ''rey''. 

La verdad es que no hay más datos sobre su infancia, pues las biografías comienzan a contar su vida desde el año 230 donde tenía más o menos 30 años. Puede ser que esta falta de información se debiera a que el mismo Plotino no quiso dar datos ni de su raza, ni de su familia ni de su país.  

Con Porfirio

Se dice que se educó desde muy joven en el cristianismo en el año 231, específicamente en Palestina. Uno de sus mejores discípulos y biógrafos fue Porfirio quien estudió en Atenas donde tuvo por maestros:


  • Apolonio el gramático
  • Demetrio el geómetra
  • Longino el filólogo

Luego de estar en Atenas, Porfirio pasa a Roma a la mismísima escuela de Plotino. Es ahí donde Porfirio comienza a escribir sobre su maestro en los textos que ahora tenemos para leer. 


Sus viajes

Lo primero que se tiene de Plotino es su fuerte inspiración en el platonismo y tanto fue así, que a la edad de 28 años decidió dejar Egipto para ir a Alejandría a escuchar a los más importantes filósofos neoplatónicos de su tiempo. 

El encuentro con Amonio Saccas en Alejandría

Fue una búsqueda difícil para Plotino el encontrarse con una filosofía que pudiera satisfacer sus curiosidades intelectuales. Por un lado tenía la filosofía griega y helenística y por otro lado tenía las ideas judeo-cristianas de ese momento. Sin embargo, cuando se encuentra con un maestro platónico llamado Amonio de Saccas, su perspectiva y sus esperanzas de encontrar una nueva filosofía cambian radicalmente. Cuando Plotino vio a este hombre dijo:

''Esto es lo que andaba buscando''

Amonio era un filósofo neoplatónico que intentaba fusionar las ideas platónicas con las aristotélicas. De hecho, Amonio trata de unir las perspectivas del alma, diciendo que por una parte el alma es trascendente al cuerpo sin sufrir ningún desgaste y conservando su integridad. 

Para probar esto, Amonio utiliza el símil de la luz con el aire; es decir, la luz no podría existir si no existe el aire y por eso, la luz fluye a través de este. Así es que Amonio dice:

''No es el alma lo que está en el cuerpo (como en una prisión), sino que el cuerpo está en el alma''

Esta teoría se llamará ''unión confusa''; es decir, dos cosas que están entrelazadas, pero que una no afecta a al otra. De esta forma, Para Plotino y Amonio el cuerpo es una proyección débil del alma. 

Viaje a Persia

Plotino permaneció como alumno de Amonio aproximadamente 11 años. El filósofo quería iniciarse en la corriente del ascetismo y para eso viajó a Persia a los 38 años de edad en el año 242. Allí se unió a la armada de Gordiano III, pero no como soldado sino como miembro de la comitiva del emperador. 

Lamentablemente, un año después las tropas imperiales no pudieron detener el asesinato del emperador Gordiano por las tropas de su enemigo Filipo, por lo que Plotino quedó asolado en una tierra hostil. No obstante, Plotino se salvó por un muy estrecho margen al devolverse a Antioquia, que era el lugar conquistado por el ex emperador Gordiano. 

De vuelta a Roma

Tiempos después Plotino quiso volver a Roma para seguir aplicando sus conocimientos y formar una nueva escuela. Se disgustó enormemente con los que se burlaban de las religiones orientales, tanto que escribió un libro de fuertes críticas contra estos hombres llamado ''Contra los gnósticos''. Plotino pasó por Alejandría también solo para rendirle honores a su maestro Amonio, quien ya había muerto. 

De vuelta en Roma, Plotino recibió una subvención estatal por parte del imperio de Galieno para que el filósofo montara su propia escuela. Sus discípulos fueron:

Porfirio: su biógrafo y escritor de obras introductorias de algunos otros filósofos. 

Amelio: escritor y gran alumno de Plotino. 

Eustaquio de Alejandría: gran amigo de Plotino.

Marcelo Orontium: senador del imperio romano.

Paulino: doctor muy asiduo al estudio de la filosofía.

Rogaciano: otro senador del imperio romano.

Serapión: orador profesional dedicado al estudio de la filosofía.

Zethos: amigo del maestro de Plotino, Amonio.

Zotico: crítico y poeta del imperio romano.

Salonina: esposa del emperador Galieno en esos tiempos. 

Las clases de Plotino eran gratis y de entrada libre, donde se podrían encontrar a varios ciudadanos con posturas distintas incluso con posturas contrarias a las de Plotino. 

Plotino pidió un favor al emperador Galieno, diciéndole que por favor construyera una ciudad exclusivamente para filósofos, donde gobernarían por medio de las enseñanzas de la República de Platón. La ciudad se llamaría Platonópolis y quedaría ubicada en la localidad de Campania; sin embargo, el proyecto no se llevó a cabo por las discrepancias que el Senado tenía con el emperador. 

Muerte

Porfirio llegó a Roma el año 270 donde se enteró de la muerte de su maestro. En realidad, la fecha no está clara, unos dicen que fue el año 260 y otros el 270. Nosotros hemos escogido esta fecha sólo por una cuestión arbitraria. 

Sufría de una grave enfermedad al vientre, pero nunca quiso tomar lavados porque decía que no estaba bien para su edad. Tampoco se bañaba pero se hacía dar fricciones en su casa; sin embargo, cuando llegó la peste a Roma, las personas que le hacían las fricciones se contagiaron y empeoraron la enfermedad del filósofo. 

Esta enfermedad (que era muy parecida a la lepra) acabó con la vida del filósofo, quien se retiró a Campania a la finca de su amigo Zeto. De acuerdo con Eustaquio, Plotino dejó un último mensaje antes de morir:

''A ti te estoy aguardando todavía. Esfuérzate por elevar lo que de divino hay en nosotros hacia lo que de divino hay en el universo'' 

Luego de esto, Porfirio contó que Plotino lo había tratado de disuadir de suicidarse a causa de una gran tristeza que tenía Porfirio. Después de esto, los dos amigos inseparables se habrían separado el año 268. 

Legado

San Agustín

Las Enéadas será su legado máximo a todos los pensadores religiosos y sobre todo para San Agustín. De hecho, de este autor es que San Agustín descubre que todo mal es ausencia de bien. No obstante, para Plotino el mal existe en sí como también existe como accidente. 

Entre San Agustín y Plotino, la diferencia la podemos encontrar en el concepto de ser y posesión:

Por ejemplo:

Concepto de mal para Plotino: la carne es el mal
Concepto de mal para San Agustín: la carne posee el mal

Por lo tanto, Plotino considera el mal como una sustancia, mientras que San Agustín considera el mal como ausencia total de bien.

Personalidad

Porfirio lo describe a Plotino como alguien con hermoso rostro, pero como alguien que detestaba estar encerrado en un cuerpo. Su aspecto era descuidado y no muy bien cuidado, que posiblemente se debía a que era vegetariano. Aunque pudiera parecer que tenía un carácter muy duro, Plotino solía recoger niños huérfanos y los llevaba a su casa y a veces les daba clases gratis. El mismo Porfirio decía que la casa de Plotino estaba llena de niños y damas; por otro lado, el filósofo siempre se hacía el tiempo para hablar con alguien de asuntos personales sea quien fuera. 

No recurría a fiestas y en realidad era muy abstemio y célibe, y, tal como su inspirador Platón, despreciaba las artes porque eran cosas que imitaban la realidad. Por ese mismo motivo, a Plotino no le gustaba ser retratado y se enfurecía cuando alguien lo hacía. Un día, su discípulo Amelio quiso retratarlo y Plotino le dijo lo siguiente: 

¿Es que no basta con sobrellevar la imagen con que la naturaleza nos tiene envueltos, sino que pretendes que encima yo mismo acceda a legar una más duradera imagen de una imagen, como si fuera una obra digna de contemplación? 


Después de esto, Amelio conversó con su amigo pintor Cartelio y lo invitó a los cursos de Plotino para que recordara su rostro y lo dibujara. Cartelio terminó el dibujo, se lo pasó a Amelio y éste último le hizo los últimos retoques sin que Plotino se diera cuenta jamás. 

Nunca leía dos veces lo que escribía, por lo que sus escritos nunca tuvieron alguna corrección por parte de él. En todo caso, esto se debía a la visibilidad débil que tenía Plotino para leer, pues le era muy complicado. Porfirio nos dice que el filósofo no tenía ni el más mínimo cuidado por la ortografía porque solo se preocupaba del sentido. 

Tampoco creía en la astrología y la magia porque estas sólo se dedican al examen del cuerpo y el temperamento (cosas que detestaba profundamente). 

Anécdotas

Una anécdota ocurrió cuando Olimpio de Alejandría quiso arremeter contra el filósofo por medio de un hechizo, pero este se volvió contra él porque el mismo Plotino tenía un alma tan superior que nada podía acabar con él. Olimpio nunca más lo volvió a molestar. 

Otra anécdota es cuando un sacerdote egipcio trató de impresionar a Plotino haciéndole mostrar su demon tutelar (un ángel), pero lo que se manifestó al sacerdote no fue un demon sino que un dios. El sacerdote felicitó a Plotino por tener a un dios de su lado. 


Obras

La única obra que nos ha llegado de Plotino es la Enéada (o las seis Enéadas, o las Enéadas), que fue un conjunto de libros recopilados por Porfirio con la intención de salvar todos los escritos del filósofo. 

La palabra Enéada significa ''Los nueve'' en griego antiguo, aunque esta palabra es tomada del Egipcio. En la antigüedad servía para designar a nueve dioses de la Heliópolis, la cual era una cosmogonía egipcia: Osiris, Atum, Shu, Tefnut, Nut, Geb, Isis, Neftis y Seth. 

Estas obras tienen la influencia de los últimos filósofos de su tiempo, teniendo mucho más énfasis en Platón, Aristóteles, Ptolomeo, Zenón de Citio ,etc. 

Las Enéadas:

Libro I: El bien y el mal
Libro II: El movimiento y la materia
Libro III: La providencia
Libro IV: El alma
Libro V: La inteligencia
Libro VI: El Uno

A través del tiempo las obras de Plotino serán conocidas por toda la edad media y serán una gran influencia para el cristianismo. 



Diferencias con Platón y Aristóteles

Ya sabemos que Plotino tiene sus diferencias con estos dos filósofos mencionados anteriormente. 

Temas
Platón
Aristóteles
Plotino
Principio de todas las cosas
Mundo inteligible
Primer motor
El Uno
Alma
Sobrevive al cuerpo
Muere con el cuerpo
Sobrevive al cuerpo
Niveles de realidad
Mundo sensible y mundo inteligible
Mundo sensible
Mundo sensible,
Mundo inteligible y el Uno

De forma general, Plotino estaba mucho más de acuerdo con Platón que con Aristóteles. 

Conclusión

Tenemos aquí en frente a un filósofo de tal prestigio que siguió una alternativa a los caminos planteados por Platón y Aristóteles (más sujeto al primero que al segundo). De aquí se emprende un gran camino desde el platonismo hasta la era cristiana que juntas establecerán un paradigma común. También vemos a un filósofo consecuente con su modo de pensar como pudimos ver en el apartado de su personalidad. No podía aguantar el mundo de las imágenes (retratos y arte en general) porque no era el camino para conocer lo auténtico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada