viernes, 16 de septiembre de 2016

Lucio Anneo Séneca - Cartas morales a Lucilio el menor (Epístola II: Felicidad y fortaleza) (??).

No pòdía faltar entremedio de sus epístolas a Lucilio, el concepto de felicidad que tenía Lucio Anneo Séneca en el Imperio Romano. ¿Cuál será el modo de vivir de la manera más feliz posible? Tendremos que analizar primeramente qué significa felicidad para el filósofo, para luego pavimentar un camino recto hacia el conocimiento de este concepto.En todo caso, podemos hacernos una idea principal con las epístolas anteriores donde el sabio era una persona que era inquebrantable ante todo. ¿Podrá ser la feliz el estoico? ¿Se hablará de la misma manera en que conocemos nosotros la felicidad en la sociedad contemporánea?

Referencias:

(1) En efecto, el futuro es puro azar y nada seguro según Séneca

Cartas a Lucilio el menor

EPÍSTOLA II: FELICIDAD Y FORTALEZA

Fortuna

El ser humano teme mucho a los acontecimientos desastrosos  que le da la fortuna, sin embargo, ¿cómo podemos temer a lo que todavía no pasa? Cuando nos sentimos mal por una contecimiento que se viene acercando, nosotros tenemos el control de sentirnos miserables y tristes por eso. 

Para Séneca es totalmente absurdo adelantarse al dolor. El único dolor que es entendible que duela y hiera, es el que pasa en la realidad y no el venidero. No hay que olvidar que el futuro y por lo tanto la fortuna tiene sus caprichos; las cosas pueden pasar como también pueden que no(1).

Participación en política

Es importante tener un control del cuerpo, está bien, todos queremos nuestro cuerpo y le tenemos mucho amor. Sin embargo, este amor excesivo se vuelve malo. Para no caer en esto es importante tener el control de nuestro cuerpo, si lo tenemos entonces nada podrá controlarnos. 


Podremos participar de la política siempre y cuando evitemos los problemas que esta conlleva. Séneca propone un cierto decoro en cuanto a hacer enfadar a los poderosos. Otra de las ideas de Séneca es no tener cosas que puedan sernos arrebatadas. Que nuestras vidas representen el mínimo botín posible. 

Cuerpo y alma

No hay que despreciar por nada el cuidado del cuerpo; de hecho, si este está enfermo el alma periódicamente se enfermará. El mismo Séneca sufría de varias enfermedades, siendo la más significativa el asma. Esta forma de filosofía lo ayudó a tener una vida saludable. Unos de los ejercicios que nos recomienda son:

Pesas
Saltos (de cualquier tipo)

También es necesario entrenar el alma a través de los estudios de los antiguos filósofos. Este estudio no puede ser algo extremo, sino moderado. Esto llevará a tener una vida mucho más tranquila y sensata, de ahí que Séneca ocupe la máxima griega:


''La vida del necio es ingrata, intranquila; toda ella se proyecta hacia el futuro''.

Siempre nos debemos poner límites, pero también al mismo tiempo hay que sobrepasarlos; más bien, hay que saber cuando sobrepasarlos. 

Filosofía y felicidad

La filosofía no debe estar concentrada totalmente en las palabras sino en las obras. Tampoco nos debemos dedicar demasiado tiempo al estudio, no obstante, sin este estudio moderado no se puede alcanzar la felicidad. 

Se criticará naturalmente que la filosofía no es necesaria, pues finalmente el destino es inmutable y sólo dios sabe lo que puede venirnos en el futuro. Séneca responde a que es la mismísima filosofía la que nos ayudará a encontrar a dios y saber lo que él quiere para nosotros. 

Lo otro que nos ayudará a alcanzar la felicidad es vivir conforme a la naturaleza. La naturaleza siempre nos exige poco, pues es solo lo necesario lo que nos pide; si vivimos por la opinión del vulgo, entonces siempre tendremos necesidades y cambios. 

La pobreza

La pobreza no es algo malo en cuanto a que nos hace querer las cosas que solamente son necesarias. Esta situación nos ayuda a soportar cualquier tipo de escasez y por supuesto, no estaremos exentos de hacer filosofía. 

El sabio se acomodará a la situación de la pobreza, porque la misma pobreza es parte de la naturaleza. 

Austeridad

Este concepto es muy parecido al de la pobreza. La austeridad sigue los mismos principios descritos anteriormente; como por ejemplo, no tener cosas que nos puedan arrebatar. 

Constancia y sabiduría

Lo importante del filósofo es ser constante y seguir un sólo tipo de camino en la vida. Hay hombres que, por supuesto, no son constantes y pasan de una cosa a otra de una manera muy rápida. Esto ocurre porque dichos hombres no tienen un objetivo claro en al vida y comienzan a ser errantes. 

Es necesario aprender a convivir con la pobreza. El ser humano no está exento de estar pobre, y por eso se debe aprender de ella. Recordemos que la naturaleza nos preparó para los mínimo recursos posibles. Si podremos resistir y convivir en pobreza, entonces seremos los más constantes. 


Conclusiones

Ser fuertes frente a las adversidades que la fortuna nos puede traer es la tónica que Séneca nos ofrece en esta epístola. Difícil sería abrazar la pobreza en nuestra sociedad contemporánea, pues todos consideramos nuestros bienes como necesarios. El internet, por ejemplo, se ha vuelto una herramienta totalmente necesaria ¿Podríamos volver a ser pobres sin extrañar las cosas que ya tenemos? Me parece difícil. Este mismo blog no podría estar a la luz sin internet, pero, por otro lado, Séneca tiene razón, la naturaleza nos dio todo lo necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada