viernes, 12 de agosto de 2016

Marco Tulio Cicerón - Tusculanae Quaestiones (Cuestiones Tusculanas) (Libro III: Aflicciones del alma) (45 a.C.).

A veces los dolores físicos no son tan importantes como los dolores mentales, bueno, siempre ha dependido de la perspectiva de cada uno. En el libro anterior hemos visto algunas cosas sobre el dolor y el cuerpo así como también con la mente, aunque faltaron algunas cosas por decir. Quizás, en este capítulo entraremos de lleno en la importancia de la mente en cuanto al dolor y al placer. Recordemos que estas disputaciones o cuestiones tusculanas son escritas en su transición luego de la muerte de su hija Tulia.

Definición:

(1) Frugalidad: en nuestros días significa ''moderación en las comidas y en la bebida''. 

Tusculanaes
Quaestiones


LIBRO III: PROBLEMAS DE LA MENTE


El alma y el sabio

Es probable, obviamente, que al sabio pueden afectarle las aflicciones del alma. Pero ¿cómo es posible si el sabio, se supone, no se dejará afectar nunca por las pasiones? (pathos).


Conceptos a entender

Sania e insania

De hecho, la locura (insania) es propia de quienes tienen perturbaciones en el alma, mientras que la salud será reflejo de quienes tengan un alma en forma y saludable.  Un alma insana se demuestra cuando el hombre no es capaz de contenerse; es decir, la ira le gana y se arrebata contra las cosas. 

Es así que la Ley de las Doce Tablas despoja de sus bienes a lso locos furiosos, no a los simples locos. En efecto, hay una gran diferencia entre el loco (insania) y el loco furioso (furor), el cual, este último es el más peligroso. 

Frugalidad(1)

Otro término que representa una virtud es la frugalidad, que para los griegos solamente significaba ''utilidad'', pero para Cicerón significa una combinación de otras tres virtudes: Fortaleza, Justicia y Prudencia. 

Esta sirve para mantener elcuerpo y el alma moderado de todas las afecciones. El concepto que se le contrapone es ineptitud (nequitia) que en otras palabras también quiere decir ''de ningún provecho''. Por supuesto, este concepto de nequitia es ajeno al sabio, pues él lo puede superar sin ningún problema. 

Envidia

Que viene del griego invidere que es el deseo de la fortuna de otra persona. obviamente el sabio es uno de los que no tiene estos tipos de aflicciones. 



Crítica a los peripatéticos y los estoicos 

Estos conceptos son tratados de la misma manera por los estoicos. Los peripatéticos por su parte seguirán la doctrina de su maestro Aristóteles, específicamente el libro II de la Ética a Nicómaco. Es decir, la virtud se encuentra en medio de dos extremos. 

Cicerón no acepta la idea de los peripatéticos por el siguiente tema, ¿una enfermedad moderada sería una virtud? Para el orador la enfermedad sea moderada o no, no dejará de ser un vicio nunca. Sin embargo, hay conceptos que no representan dolores de alma o de cuerpo, más bien se tratan de manera distinta porque no se podría decir que el miedo es un dolor, ni que la euforia es un placer en extremo (y por lo tanto un bien).

Para resolver esto, Cicerón se enfoca en el concepto de opinión (doxa). Es decir, el miedo tiene como base la opinión de las cosas malas, y la euforia tiene como base la opinión de las cosas buenas. En efecto, el miedo y la euforia son perturbaciones del alma que tienen como base la opinión. 

A partir de esto, el pensamiento de Cicerón sobre las afecciones radica en que unas son inherentes al ser humano, y por lo tanto inevitables y otras se basa en la falsa opinión que se tenga de ellas. No obstante, cuando sabemos y comprendemos la naturaleza humana, el soporte al dolor se vuelve mucho más fuerte, y por lo tanto el impacto siempre es menor. 

Soporte del dolor por otros hombres

Muchos hombres ya sean romanos o griegos han soportado el dolor a través de la historia. Un ejemplo de ello son los remeros de Pompeyo, cuando vieron a éste caer muerto en la batalla, los remeros continuaron remando y solo al llegar a tierra firme se lamentaron. 

Pero si las aflicciones son malas y dependen de nosotros; es decir, soportarlas, entonces las aflicciones no pertenecen a la naturaleza, sino más bien de nuestra propia percepción (opinión).


Conclusión

Una defensa bastante estoica para criticar a todas las escuelas filosóficas. Sin duda es una tarea muy difícil ser estoico, parecería más fácil ser epicúreo o hedonista en ese caso, pues, ¿qué es más difícil que soportar dolores tremendos de forma serena? Sería increíblemente difícil soportar la muerte de un familiar o de un gran amigo. Sin embargo, no deja de ser interesante dirigirse a ese estilo de vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada