martes, 10 de mayo de 2016

Marco Tulio Cicerón - Pro Sestio (En defensa de Publio Sestio) (56 a.C.).

Uno de los amigos más cercanos de Marco Tulio Cicerón, pues lo ayudó con la conjura contra Catilina, lo ayudó en su regreso del exilio, lo ayudó a recobrar el derecho a la ciudadanía, entre otras muchas cosas. Publio Sestio fue acusado de corrupción electoral, una acusación gravísima que lo podría llevar a la pena de muerte sin remedio. El futuro de Sestio está en las manos de Cicerón quien con todas sus fuerzas, defenderá a su mejor amigo; a quien mejor ha defendido.

Referencias:

(1) Pelotón de diez soldados con un jefe. 

PRO SESTIO
EN DEFENSA DE PUBLIO SESTIO 


Situación de Publio Sestio


El padre de Sestio fue uno de los más nobles ciudadanos de la república romana. en el año 91 ya había sido elegido tribuno de la plebe. 

Publio Sestio se casó con la hija del senador Gayo Gabinio. Fue cuestor del colega de Cicerón llamado Gayo Antonio junto con el cual hizo un magnífico trabajo en la cuestura. Expulsó al tribuno militar de Antonio, el cual era un ejército infame y corrupto en Capua. Prueba de ello son los decretos de los decuriones(1) que se hicieron en Capua. Su hijo Lucio Sestio lee para todos el decreto. 

Dicho decreto habla sobre la buena gestión que hizo Sestio en Capua y además aparece la referencia de Cicerón, ya que en ese tiempo el orador era cónsul de la provincia. 

Son otros los cónsules que han hecho más daño que cualquier otro a la república. Cicerón justamente quiere atacar a sus enemigos de siempre Pisón, Gabinio y Clodio, realzando la figura de Sestio a como de lugar. 

Entre Sestio y Milón

La acusación de Sestio recae en que luego de adherirse al regreso del exilio de Cicerón, éste se resguardo con una milicia para que no lo mataran (pues Clodio quería acabar con todos los aliados del regreso del orador). Lo mismo pasó con Milón (quien por cierto sería culpado de asesinar a Clodio más tarde). 

Finalmente, el caso de Sestio se resolvió como lo que conocemos actualmente con el nombre de ''legítima defensa''. 


Conclusion

En general, este discurso, que además representa uno de los casos menos dificultosos del orador, nos muestra la astucia inquebrantable del orador quien ni siquiera, a pesar de su exilio, ve mellada su oratoria y defensa de sus clientes. Los enemigos de Cicerón siguen sin descanso tratando de hundir a sus amigos (ya que no pueden con él), pero que en palabras finales nunca logran cumplir o satisfacer sus objetivos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada