jueves, 24 de marzo de 2016

Marco Tulio Cicerón - Pro Archia Poeta (Defensa del poeta Arquías) (62 a.C.).

Tenemos aquí un discurso muy breve, pero no por eso deja de ser uno de los más bellos dentro de la obra del filósofo estoico. Este poeta tenía todas las de ganar dicho juicio, pues su defensor, además de ser Marco Tulio Cicerón, el juez de la causa era el hermano de éste gran orador; Quinto Tulio Cicerón. Esta vez no veremos un Cicerón con infalibles argumentaciones lógicas, sino más bien un orador que tiene suma cautela de no herir a los que están a favor de los acusados ¿por qué? Nada más que por fines políticos. De todos modos, este poeta que veremos a continuación no es romano, sino griego y acude al abogado para ser liberado de las acusaciones de un tal Gratio. Veamos de que va esta defensa. 

PRO ARCHIA POETA
(DEFENSA DEL POETA ARQUÍAS)


Contexto

Aulo Licinio Arquías era un poeta que escribía sobre las grandes hazañas de los generales romanos. Era de origen griego pues nació en Antioquía (actual ciudad de Turquía) y esto le causaba grandes problemas porque en ese tiempo (62 a. C.) hubo un sentimiento nacionalista, con el cual se condenaba a cualquier aque no fuera romano. Graco es quien acusa Arquias de no ser romano. 


Defensa

Cicerón comienza la defensa elogiando al gran poeta educado en Grecia junto a otros grandes intelectuales de la poesía. Luego viajó a Italia donde fue bien recibido y lo premiaron con la ciudadanía los de Tarento, Regio y Nápoles. Los cónsules de ese tiempo que eran Mario y Catón le dieron una acogida y se ganó la confianza de aquellos. 

Los registros presentados indican que Arquías es ciudadano romano. Se inscribió con muchos pretores de Italia que lo consideraron ciudadano romano. 

Está demás decir que el aporte al que ha contribuido Arquías al pueblo romano ha sido grata, pues es un intelectual que ha ayudado al estudio de la poesía. El mismo Cicerón confiesa verse interesado por el aporte del poeta. 

Sería realmente una equivocación condenar a Arquías el poeta, siendo que este mismo no hablado más que maravillas del pueblo romano. 

Conclusión

Un discurso muy distinto al resto que hemos visto. En efecto, Cicerón no hace una defensa basada en hechos inexorables, o con audaces respuestas retóricas, sino más bien, elogia la imagen del poeta quien ningún daño ha hecho a la sociedad romana. Sabemos que defendió a su cliente exitósamente, pues Aquías fue absuelto de la acusación injusta que se la dio Graco. Este problema también está presente en nuestro tiempo, pero de manera diferente. A muchos se les acusa de inmigrantes ilegales, pero es justamente esta gente que contribuye al país, incluso mucho más que los propios ciudadanos (por supuesto, no en todos los casos). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada