miércoles, 9 de diciembre de 2015

Aristóteles - La Política (Libro II: Examen y crítica sobre las constituciones).

La constitución es el documento fundamental de una nación el que debe ser respetado de manera absoluta, de lo contrario, quien no la respete puede ser condenado a las peores penas. Todo lo que está fuera de la constitución está prohibido y debe ser severamente sancionado si se recurre a las prácticas no consideradas en ellas. Por la misma razón, la redacción y construcción de dicho documento debe ser cuidadosamente elaborado, pues cualquier error puede llevar a una tiranía o una anarquía absoluta. No se debe ignorar la voluntad del pueblo, como tampoco se debe rechazar la opinión de los expertos frente a estos temas.

Referencias:

(1) El cual es uno de los objetivos finales del comunismo. 
(2) Sin embargo, en la batalla de Platea (segunda guerra médica) que se libró en 479 a.C. el  número de hoplitas fue de 5.000.
(3) La única mención que se hace de éste autor es justamente aquí en La Política. 
(4) Legislador griego considerado el padre de las leyes.
(5) Los locrios se ubicaban en Lócrida que era una ciudad de la Antigua Grecia. 
(6) Hipodamos de Mileto fue un polímata de la Antigua Grecia conocido por crear el plan urbanístico de calles en ángulo recto.
(7) Lacedemonia fue una región de la Antigua Grecia que ocupaba una porción del Peloponeso. 
(8) Los éforos eran los magistrados de Lacedemonia.
(9) Eran los siervos de Esparta y Creta.
(10) Los kosmoi eran los magistrados de Creta.
(11) Miembros del consejo de ancianos que asesoraban al rey. 
(12) Antigua ciudad fundada por los fenicios. 
(13) Un consejo de magistrados que dependía totalmente del rey.

La Política


LIBRO SEGUNDO: EXAMEN Y CRÍTICA SOBRE LAS CONSTITUCIONES

Capítulo I: Platón y su República


En este capítulo y el que sigue, Aristóteles se propone indagar las mejores constituciones de su tiempo y las teorías que subyacen en ellas. De acuerdo al filósofo, muchas de las teorías y constituciones tienen muchos errores y es preciso indagar en ellos de manera urgente. 

El punto de partida será esclarecer los siguientes puntos:


  • Que todos los miembros posean bienes comunes.
  • Que no deben poseer nada en común.
  • Deben poseer algunas cosas en común y excluir otras. 

Es obvio que lo que intenta aquí Aristóteles es verificar si es posible el sistema de bienes en común descrito en el libro cuarto de La República de Platón. 

El segundo objetivo es imposible, puesto que necesariamente deben haber cosas en común en un Estado, de otra manera ¿cómo se construirá si el Estado consiste en la reunión de aldeas que se prestan servicio unas a otras? Evidentemente sería muy contradictorio que fuera como el segundo objetivo lo propone. Veamos en lo sucesivo si se resuelve en los siguientes capítulos. 

Capítulo II: Crítica a La República de Platón

Primeramente, Aristóteles demuestra su reticencia a la propuesta platónica de bienes en común, ya que aquella proposición traería muchos problemas. 

En efecto, Platón planteaba que todos los bienes tenían que ser en común con todos. Por ejemplo, la alimentación y las mujeres. Esto traería algunas consecuencias destructivas para el Estado, pues cuando hay Unidad el Estado se convierte en familia y la familia en individuo con lo cual el Estado desaparece(1).

La unidad sólo puede darse en el sentido de la reciprocidad que se será lo único que preservará las ciudades, es decir, dar algo a alguien que sea proporcional a sus méritos. Porque, de hecho, es imposible que todos gobiernen a la vez, siempre tienen que gobernar unos pocos, por algún tiempo y por turnos.

Capítulo III: Crítica a la propiedad en común de Platón

Muchas menciones a la propiedad en común son relatadas por Platón en el tercer, cuarto y quinto libro de La República

Podemos ver en el quinto libro de La República relacionado con las mujeres, que la unidad puede verse evidenciada con las palabras ''esto es mío'' y ''esto no es mío'', pero para Aristóteles esto resulta insuficiente. Por supuesto, si vivimos en una comunidad donde los hijos y las mujeres son comunes, es decir, no pertenecen a nadie, ¿cómo vamos a poder decir que esto es mío, si todo pertenece a todos? Resultaría un método inaplicable designar las cosas si todas estas pertenecen a todos. 

Bienes en común

Dentro de lo ya dicho se introduce una dificultad aún peor; el desinterés de la propiedad común. Todos ponen interés a sus propios bienes y se dedican a ellos porque les pertenecen. Los intereses públicos no son de mucha importancia para el hombre, a menos que los involucren personalmente. 

No sólo ocurrirá con las cosas, sino también con las personas. El cuidado de los niños será muy escaso porque ya no serán propios sino comunes; pertenecen a todos y nadie sabrá si tener cuidado o no con dicho niño. En este caso, si se quiere reconocer al hijo procreado se deberá buscar el parecido como lo hacían en los pueblos de la alta Libia.

Capítulo IV: Crítica a la comunidad de mujeres e hijos

¿Qué pasará en esta comunidad planteada por Platón si alguien por algún motivo premeditado mata a alguien o a un familiar? Será difícil identificar a quién cometió el delito y mucho menos asignar una proporción, puesto que no se sabrá si es el padre la madre o el hijo. 

Si la propiedad entre las personas es común el padre no buscará al hijo ni el hijo al padre, como tampoco la madre a la hija ni la hija a la madre. Sus relaciones y lazos serán inútiles y el afecto se extinguirá gradualmente en dicho Estado. Platón en cuanto a los sentimientos no nombra nada además de la unidad que habrá en ese tipo de sociedad. 

Capítulo V: Crítica a los bienes en común

Por otro lado, tenemos la distribución de bienes en común en cuanto al suelo y al usufructo de este. 

En la comunidad platónica, el suelo sería trabajado de forma común y los trabajadores recibirían los mismos beneficios. Esto sería lo ideal, pero en la práctica no sucede así, de hecho, los trabajadores reclamarán a quienes trabajando poco reciben igual o mayor beneficio de los que trabajaron más. 

Es por esto que conviene que la propiedad del suelo sea privada, mientras que la actividad surgida sea en común porque así el privado podrá asignar el beneficio según lo trabajado. 

Además, el goce de las cosas personales pertenece a la naturaleza humana, no hay nada reprochable en que a un ciudadano le guste sus propias cosas. Lo que sí es reprochable es que en cuanto a estas se vuelva tirano y egoísta, ya que esta acción corresponde a un exceso. 

La República de Platón y su sistema

La visión y propuesta de La República de Platón tiene un objetivo verdaderamente filantrópico y bondadoso. Unir a los ciudadanos en un solo Estado, que vivan en comunidad e igualdad ciertamente es algo que todos quisiéramos que pasara.  

Sin embargo, el error cae debido a que no se puede llevar la unidad del Estado a tal extremo. La unidad está bien, pero debe llevarse con moderación. Además, ¿cómo podríamos diferenciar entre esclavos y amos? Los primeros reclamarán su libertad y serán igual que hombres libres lo que llevaría a enfrentamientos sin lugar a dudas. 


Capítulo VI: Crítica a Las Leyes de Platón

Aristóteles critica también el tratado de leyes presentado por Platón, pero sólo se remitirá a los asuntos relacionados con la constitución. 

Existen algunas diferencias relativas entre los dos textos: La República y Las Leyes. En las leyes se propone un número muy elevado de guerreros (5000), lo cual implicaría un territorio tan vasto como Babilonia sin contar con los ciudadanos de la misma ciudad; imposible para Grecia(2). Además, hay que tener cuidado con la propiedad en común, puesto que ésta también debería ser vasta. Aristóteles nos dice que es mucho mejor asignar un número determinado de pobladores.

El tipo de gobierno ideal que plantea el Ateniense es un punto intermedio entre la democracia y la oligarquía, la cual es llamada según Aristóteles; República. Sin embargo, buscando las mejores formas de gobierno, el Ateniense se inclina por la democracia y la tiranía, aunque estas no sean reales formas de gobierno o en otras palabras, las peores de todas. De acuerdo con Aristóteles, el tipo de constitución creada en Las Leyes pertenecería más bien a un gobierno oligárquico. La mejor de las constituciones será la que tenga más elementos reunidos en su documento. 

Capítulo VII: Examen de la constitución de Faleas de Calcedonia(3)

Terminando con la crítica a las teorías platónicas de la constitución, Aristóteles procede a analizar otro tipo de constituciones. 

Sin duda que el sistema de distribución de propiedades es un tema complejo en una nación, Faleas previó este peligro y postuló una teoría. 

  • Los ciudadanos deben poseer un igual número de propiedades. 

No hay ningún problema en que esto se establezca en una ciudad o en una colonia, pero sí habrá peligro al implementarla en un Estado ya establecido. 

Aristóteles añade a esta teoría de Faleas que también es importante determinar el número de hijos que saldrán de esa propiedad porque si son demasiados la ley será violada y deberá anularse.

Límite de la propiedad

Ya Solón(4) había dicho que debe estar prohibida la adquisición ilimitada de la propiedad. Entre los locrios(5) un hombre podría adquirir una propiedad siempre y cuando se acredite que su propiedad anterior ha sido destruida.

Lo difícil es asignar un monto a la propiedad, que además la única forma de conseguirla es la educación. Faleas diría que eso se arreglaría con educación para todos, pero lamentablemente esto traería ambición y sedición por lo cual habrán más guerras.

Crímenes en cuanto a la propiedad

Faleas planeada que los crímenes podrían solucionarse a través de la nivelación de la propiedad, esto podría satisfacer las necesidades de quienes delinquen para que no lo vuelvan a hacer, pero la necesidad no es la única razón por los que los delincuentes hacen sus fechorías, sino que también lo hacen por la ambición de tener más. ¿Cómo evitar dicho deseo de ambición? Aristóteles propone tres cosas:


  • Otorgar una propiedad moderada y una ocupación (empleo).
  • El hábito de la templanza 
  • El estudio de la filosofía

La primera será para dar un lugar donde vivir y mantenerlo, el segundo para no caer en el extremo de la ambición y el tercero para que mantenga las dos anteriores. La propuesta de Faleas sólo podría aplacar los crímenes pequeños de una sociedad pero no los grandes. 

Finalmente, veamos las propuestas hechas por Faleas y determinemos que se podría hacer al respecto. 


  • Los ciudadanos deben poseer un igual número de propiedades. ¡Refutado!


    Esto llevaría a una guerra civil entre hombres ricos y los que no lo son tantos, pues la ambición de adquisición y deseos es ilimitada en el hombre. La necesidad no es la única razón por la que se delinque, sino también por la ambición.

Sigamos viendo los otros tipos de propuestas para la constitución ideal y perfecta. 



Capítulo VIII: Examen de la constitución de Hipodamos de Mileto(6)

De vida egocéntrica y vanidosa, Hipodamos se dedicaba entre muchas de sus profesiones a legislador. Veamos algunas de las características de su constitución.

  • Diez mil ciudadanos distribuidos en tres clases: artesanos, labradores y guardianes.
  • El territorio debía estar dividido en tres partes: una pública, una sagrada y otra individual.
  • Las leyes en cuanto a la condena judicial tenían tres géneros: injuria, daño y muerte.
  • Tribunal único y supremo compuesto de ancianos nombrados por elección.
  • Los votos en los juicios debían ser escritos en tablillas y no por elección de bolas blancas y negras.
  • Reconocimientos a quienes aporten un beneficio a la ciudad y la educación de los niños.

Estas son las características y consideraciones de la constitución de Hipodamos de Mileto. 

Las dificultades que presenta la constitución de Hipodamos es que los artesanos y labradores podrían convertirse fácilmente en esclavos de los guerreros. Una forma de resolver esto sería que los guerreros se ocupen del campo y las cosechas, pero esto traería una nueva dificultad porque ¿cómo se diferenciarán los guerreros y los labradores? Evidentemente hay algunas dificultades con la constitución de Hipodamos. 

En cuanto a los juicios, el que los jueces determinen dichos juicios por medio de tablillas escritas complicaría más las cosas porque sólo se transformarían en meros árbitros. Es necesario a la hora del juicio una sentencia definitiva y no que sea tan compleja como la de Hipodamos. 

En cuanto a los beneficios otorgados a lso ciudadanos, si bien parece un buen principio puede suscitar algunos peligros. ¿Qué pasaría si un ciudadano propone algo bueno para la constitución, pero que produce grandes trastornos en algunas otras leyes? Aristóteles nos dice que hay que tener sumo cuidado y preguntarse antes de otorgar dichos premios ¿está el Estado dispuesto a cambiar su constitución?

Veamos las propuestas hechas por Hipodamos y las refutaciones y convergencias hechas por Aristóteles


  • Diez mil ciudadanos distribuidos en tres clases: artesanos, labradores y guardianes. ¡Refutado!

    Debe especificarse más en las labores de las tres clases porque los guerreros pueden perfectamente someter a los artesanos y labradores a su señorío.
  • Los votos en los juicios debían ser escritos en tablillas y no por elección de bolas blancas y negras. ¡Refutado!

    Los juicios deben ser definitivos y no múltiples como se postularía en las tablillas.

  • Reconocimientos a quienes aporten un beneficio a la ciudad y la educación de los niños. Aceptado con sugerencias.

    Antes de otorgar beneficios hay que ser cuidadosos en lo que se puede permitir hacer con la constitución o las leyes en general. 


En cuanto a lo demás, Aristóteles no se refiere en absoluto, no podemos saber si está de acuerdo o si no lo está. 


Capítulo IX: Examen de la constitución de los Lacedemonios(7)

Aristóteles se refiere muy duramente a la constitución de Lacedemonia, pues siempre estaba en guerra con los Estados circundantes (Mesenia, Argólida y Arcadia). De hecho, en Lacedemonia existían vacíos legales en cuanto al rol de las mujeres, lo que llevaba a que estas se dedicaran al lujo y al desorden. Veamos ahora algunas de las cosas de la constitución de Lacedemonia. 


  • Está prohibida la compra y venta de patrimonios. Sólo se puede acceder a ellos por herencia o por donación.
  • Cualquiera puede ascender a la magistratura de los éforos(8) por vía de elección.
  • Sólo los hombres maduros pueden ocupar el Senado.
  • El reinado es hereditario.
  • Quien participe de las comidas en común debe llevar una orden  y financiamiento por ley.
  • Los almirantes comparten un poder similar a los reyes.
  • El Estado debe encargarse de las rentas públicas.

Anlicemos ahora lo que Aristóteles tiene que decir a todos estos preceptos postulados en la constitución de Lacedemonia. 

  • Está prohibida la compra y venta de patrimonios. Sólo se puede acceder a ellos por herencia o por donación. ¡Refutado!
    Una de las primeras críticas realizadas por Aristóteles subyace en que muchas veces la herencia se la lleva la mujer, aprovechandolas de mala manera.

  • Cualquiera puede ascender a la magistratura de los éforos por vía de elección. ¡Refutado!

    Lamentablemente, esta medida hizo que los hombre más pobres se hayan dejado llevar fácilmente por la ambición de su cargo. Por ejemplo, en Andros, los éforos hicieron de todo para perjudicar a la ciudad por dinero.
  • Sólo los hombres maduros pueden ocupar el Senado. ¡Refutado!

    Dejar las decisiones del Senado a hombres maduros puede ser perjudicial para el Estado. A la debilitación del cuerpo por la edad, viene la debilitación de la mente. Ya ha pasado que muchos se han dejado llevar por el dinero y hacer acciones deshonrosas en Lacedemonia.

  • El reinado es hereditario. ¡Refutado!

    Es mejor que la posición del reinado sea por méritos más que por herencia. Los Lacedemonios iban a las guerras con sus reyes creyendo que éste les daría la victoria.

  • Quien participe de las comidas en común debe llevar una orden  y financiamiento por ley. ¡Refutado!

    Muchos ciudadanos pobres no pudieron participar de dichas comidas. El gasto era mucho para ellos.

  • Los almirantes comparten un poder similar a los reyes. ¡Refutado!

    Los reyes y los almirantes se enfrentaban los unos con los otros, ya que los reyes se creían capaces de ser almirantes también.

  • El Estado debe encargarse de las rentas públicas. ¡Refutado!

    La contribución y los impuestos no eran suficientes para que el Estado pudiera cumplir con todo. Los ciudadanos no eran muy colaboradores con el Estado.
Hasta ahora es una de las constituciones que más refutaciones ha tenido por parte de Aristóteles. Sigamos analizando las que quedan.

Capítulo X: Examen de la constitución de Creta

    Lacedemonia y Creta tienen muchas semejanzas en sus constituciones y eso se debe a que Lacedemonia ha adoptado casi todas las leyes de Creta. 

    Veamos primeramente las similitudes que estas tenían 


    • Los Ilotas(9) tenían que cultivar la tierra.
    • Las comidas en común como institución.
    • Los kosmoi(10) tenían las mismas funciones que los éforos. La única diferencia era que los kosmoi eran diez y los éforos cinco.
    • Los gerontes(11) se encargan del Senado.
    • Todos los ciudadanos participan de las asambleas públicas. 

    Las comidas en común estaban mejor organizadas en Creta que en Lacedemonia. En esta última, como vimos en el capítulo anterior se debe pagar un tributo al Estado, mientras que en Creta los cultivos o frutos deben ser entregados al Estado. 

    Los kosmoi eran inferiores a los éforos, ya que los primeros carecían enormemente de virtud en contraste con los últimos. Además, los kosmoi sólo provienen de las familias privilegiadas, mientras que los éforos podían provenir desde lo más bajo de la sociedad. No obstante, las dos formas de conformación de magistrados son deficientes, pues los dos se corrompen fácilmente por el poder. 

    Creta vive con problemas debido a que es una especie de oligarquía donde todos tienen conflictos. Esto la hace un objetivo y presa fácil para los otros países que quieren invadir. 



    Capítulo XI: Examen de la constitución de Cartago(12)

    Las constituciones de Creta, Lacedemonia y Cartago tienen muchas semejanzas, salvo la diferencia de que Cartago no se ha visto afectada por tiranías ni sedición; parece ser la más adecuada. 

    Indiquemos por ahora algunas diferencias entre las constituciones de Lacedemonia y Cartago. 

    • Los dos poseen instituciones de comidas en común.
    • La institución de los 104 es similar a los éforos.
    • El reinado y el Senado son prácticamente iguales.
    Una de las características de la constitución de Cartago es que los reyes y Senadores pueden establecer decisiones unánimes sin necesidad de informar al pueblo. 

    El gobierno de Cartago podríamos decir que es un tipo de combinación entre la aristocracia y la oligarquía, pues para gobernar se necesita tener méritos (aristocracia) como riquezas (oligarquía).

    Lo malo de la constitución cartaginesa es que otorga muchos empleos a un sólo ciudadano. Es claro para Aristóteles que un hombre sólo puede hacer un cometido, un trabajo solamente. Esto podría provocar una inestabilidad tanto en los ciudadanos como en los militares; sobre todo éstos últimos que deben imperiosamente tener solo una labor asignada. 

    Con todo esto Aristóteles nos dice que es posible que Cartago no pueda resistir un conflicto armado, a pesar de todas las ventajas que tiene su constitución. 



    Capítulo XII: Otros legisladores

    Uno de los legisladores más elogiables de la Antigua Grecia fue Solón. Fue quien puso fin a las prerrogativas de la oligarquía, liberó al pueblo de la servidumbre y logró unificar adecuadamente los elementos de la constitución. 

    Solón había hecho que los del consejo del Areópago(13), que era el tribunal supremo de justicia, considerara consejos populares para que los ciudadanos tomen parte en las decisiones de la ciudad; màs tardes los ciudadanos mismos serán los que tomen las decisiones por completo. Esto hizo que las cortes de los viejos oligarcas y aristócratas concedieran todo al pueblo eliminando el componente aristócrata y transformarlo a una democracia. 

    Sin embargo, luego de las victoria en las guerras púnicas el pueblo se sentía orgulloso y empezó a rechazar a los más entendidos y a escuchar a las más demagogos. Pero no podría haber sido de otra forma, si Solón no hubiera dado el poder al pueblo, éste se hubiera convertido en enemigo del gobierno y quizás podría haber propiciado otra guerra peor. 

    Conclusión

    Las críticas ya sea a su maestro o a las distintas constituciones es definitiva. Claramente rechaza el comunismo de Platón y aboga por la propiedad privada y el mérito en cuanto a las constituciones. Por lo que vemos, para Aristóteles la mejor constitución sería una que esté basada en los méritos más que en la riqueza o las herencias, es decir, una constitución correspondiente a la aristocracia. Hoy en día la mayoría de los países se rigen por un gobierno democrático, y otros siguen un régimen de monarquías constitucionales. ¿Qué nos habría dicho Aristóteles con respecto a estos cambios?

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada