jueves, 15 de octubre de 2015

Aristóteles - Breves tratados sobre naturaleza (Parte II: Sueño, ensueño y adivinación).

Los tratados de Física hablan de manera suficiente lo que es el movimiento. En el presente tratado veremos lo contrario de este, es decir, el estado de reposo en cuanto al sueño. ¿Qué ocurre cuando soñamos? ¿Nos transportamos a un mundo distinto? ¿Es acaso un delirio o una fantasía? Suele ocurrir que muchos soñamos con situaciones pasadas, situaciones improbables, situaciones raras y situaciones que acontecerán en el futuro (unas con acierto y otras no). ¿Será que realmente son mensajes divinos? ¿Son los dioses los que hablan a través de los sueños? Todo esto y más se verá en el siguiente apunte donde se reúnen estos tres temas, los cuales están muy relacionados.

Referencias:

(1) Para más información véase Acerca del alma.


BREVES TRATADOS SOBRE NATURALEZA


TRATADO III: 
ACERCA DEL SUEÑO Y DE LA VIGILIA

Sueño y vigilia


Sueño y vigilia son complementarios

El interesante fenómeno del sueño y la vigilia se da en una misma parte dentro del animal. Pertenecen a la dualidad de los contrarios tales como la salud y la enfermedad; la fuerza y la debilidad, etc. Una de las cosas que se debe entender entre el sueño y la vigilia, es que el estar despierto significa ''sentir'', aunque esto no significa que estar dormido no es sentir; de hecho, estar dormido representaría el sentir en potencia, mientras que estar despierto representaría el sentir en acto. 

Ambas afectan al cuerpo y al alma

Hemos de decir que el cuerpo y el alma están tan unidos como el sueño y la vigilia; aquellos están unidos por la sensación. Con respecto a las ''partes'' del alma que ya habíamos establecido en Acerca del alma, todos los animales pueden estar afectados pro el sueño y la vigilia pues nadie puede estar sin el alma sensitiva. 

Ambos se requieren mutuamente

Ningún animal está o despierto o dormido, necesitan de las dos afecciones para sobrevivir y además que todos los animales lo poseen.

Los animales no pueden estar en un estado permanente de sueño o de vigilia. Si el animal sobre pasa su capacidad de vigilia, tarde o temprano tendrán que dormir. Por otra parte, como dijimos anteriormente, el sueño es una sensación en potencia que tarde o temprano acabará en despertar, que es una sensación en acto. 

El sueño y las plantas

El sueño pareciera ser una atadura en el cuerpo, mientras que la vigilia es un tipo de liberación. Los únicos cuerpos que no son capaces de sentir sueño o vigilia, son las plantas debido a que no tienen sensación(1)

Naturaleza del sueño y la vigilia

Ahora analizaremos las causas del sueño, pues esto significa ver la mirada teleológica de la naturaleza, la cual siempre tiende al bien. El sueño, en efecto, es un reposo necesario para la conservación de los animales puesto que, éste contribuirá a la posterior movilidad en la vigilia. 

Causas físicas del sueño

Para que un animal reciba alimentación, necesita tener esa nutritiva del alma junto con el crecimiento. La causa final del alimento para los animales es la generación de la sangre y el principio de toda sangre es el corazón. Esto ocurre cuando el alimento se evapora dentro del cuerpo y se convierte en sangre hasta llegar al corazón. 

Generalmente, la parte nutritiva en el alma del hombre tiene sus mejores procesos a la hora del sueño. A la hora del sueño, el alimento va a la parte superior del cuerpo; una vez allí, se siente una especie de ''pesadez'' en la cabeza y posteriormente, sueño. 

A partir de lo señalado anteriormente, Aristóteles nos dice que las personas que tienen más peso en la cabeza son más propensos a dormir. Entre ellos están los enanos y los que no tienen venas en la cabeza.

Alimentos y el sueño

El sueño se produciría con más frecuencia después de comer; el vino también puede ser un tipo de narcótico. Como dijimos, el alimento sube hasta la parte superior y cuando no puede ascender más, se detiene, se enfría y luego es digerido. 

Intervención del cerebro

Así como el cerebro es la zona más fría del cuerpo, el proceso de refrigeración sucede justo ahí. El proceso de la condensación del alimento tiene similitud al ciclo del agua descrito en Meteorológicos. En efecto, la humedad llevada por el calor hacia el cerebro, la región más fría del cuerpo, la evaporación se condensa y se transforma en flemas. 




TRATADO IV:
ACERCA DE LOS ENSUEÑOS

Planteamiento del problema

¿Cómo es posible que podamos tener sensaciones en los sueños? Se supone que cuando se duerme los ojos deben cerrarse, y no es posible ver con los ojos cerrados. Lo que no es extraño es que podamos oír en los sueños puesto que los oídos no se cierran. Pareciera ser entonces que no podemos percibir los ensueños con los sentidos. Investiguemos estas interrogantes de los ensueños. 

El ensueño no se percibe por la opinión

El ensueño no se percibe a través de un juicio como la opinión. Como no podemos percibir los sueños por los sentidos (de acuerdo a lo expuesto en el punto anterior), cabría pensar que la opinión tampoco podría ocurrir en los sueños. 

Sin embargo, pareciera que la opinión junto con los sentidos sí están presentes, pues podemos hacer un juicio de las imágenes vistas en los ensueños. Quizás, lo que si se puede decir es que los sentidos pertenecen a los sueños de manera accidental y no absoluta. 

¿A qué facultad corresponde el sueño?

No obstante lo anterior, en los ensueños es posible tener sensaciones, así como también la percepción de captar imágenes. De esta forma, el sueño hasta ahora le corresponden dos facultades; la sensitiva y la imaginativa. 

Causa de los errores en la percepción

Es evidente que en las sensaciones existe una persistencia sensitiva, incluso cuando el objeto de dicha sensación no está presente. Aún más, las afecciones se hacen más potentes cuando poseemos la característica de esa afección; por ejemplo, el miedo en el cobarde, el amor en el enamorado. Debido a esto, el miedo nos hace ver enemigos y el amor a los amigos, lo que nos puede conducir a un error. Otra afección es la ira la cual nos lleva a errar muchas veces.

Movimientos que se producen en los sueños

Según Aristóteles, las sensaciones externas e internas suceden tanto en los sueños como en la vigilia. El movimiento que se da en los sueños pueden ser de manera violenta y otra normal. Cuando se da el normal es que podemos retener las imágenes que se presentan en los mismos, cuando se da el violento las imágenes desaparecen totalmente. 

Definición de ensueño

En definitiva, el ensueño es un tipo de imagen que se genera en el sueño. Pero no cualquier tipo de imagen o sensación, ya que pasa en algunos casos que se oye o se ve lo que efectivamente se produce en el momento de ''estar dormido''. Por ejemplo, cuando una persona escucha mientras está dormida y escucha pájaros porque efectivamente hay pájaros cantando cerca de él o ella. 


TRATADO V:
ACERCA DE LA ADIVINACIÓN POR EL SUEÑO

Una cuestión de dudosa credibilidad

Si bien el título de esta parte del tratado no se ve muy a favor de la adivinación, Aristóteles nos dice que no es bueno descartar la idea, y que incluso hay una razón verosímil para creer en aquello. Lo que si se descarta inmediatamente es que la divinidad ofrezca mensajes del futuro en los sueños. 

Los ensueños ¿causas señales o coincidencias?

Hemos visto con Aristóteles lo que son las causas, pero no las señales o coincidencias. En el caso de los sueños, las causas son como la luna que hace eclipse con el sol; la señal que la fatiga se de con la fiebre; y las coincidencias que el sol se eclipse cuando uno se está moviendo. 

Causas y señales

Una de las causas de lo que pasa en los sueños tiene que ver con las actividades que realizamos durante el día. Si hemos realizado una acción o estuvimos en proceso de realizarla, en los sueños se nos presentará dicha acción como un acto verídico. Del mismo razonamiento se puede ver que los sueños también serían señales. 

Coincidencias

Sin embargo, para Aristóteles los sueños son más coincidencias que causas y señales, sobre todo cuando se trata de hechos lejanos como batallas y guerras.

En cuanto a la adivinación es factible que estando conscientes hablemos de cosas que pasen en el futuro, y en efecto, pasan. ¿Por qué no ha de pasar igual en los sueños? En realidad, no hay ninguna diferencia. 

Así, que se mencione a una persona en determinado momento, no es señal ni causa de que luego esté presente, es más bien una coincidencia. Debemos tener en cuenta que los sueños muchas veces no se cumplen porque, al igual que en la conciencia, estos están sometidos al azar; pueden cumplirse como no cumplirse. 

Imposibilidad de origen divino

Por estar sometido siempre a la suerte, y además de surgir del propio animal, los sueños no tienen un origen divino. Quienes aciertan con sus sueños muchas veces también pueden errar. La adivinación es similar a las probabilidades de lluvia o sol que existen en la meteorología. Por lo tanto, la adivinación muchas veces no se cumple debido a que las señales corporales suelen fallar mucho. 

Teoría de Demócrito; ensueños en personas vulgares

Según Demócrito, las imágenes nos vienen a través de los poros para posteriormente entrar en los sueños. Es decir, las imágenes de los sueños aparecen debido a que entran en los poros. Aristóteles está  parcialmente de acuerdo con esta teoría, siempre y cuando dichas imágenes sean un conjunto de toda la experiencia realizada en el día. 

Conclusión

Con todos estos datos es factible pensar que la adivinación por el sueño no es probable. Aristóteles utiliza todo su sentido común (más que filosofía propiamente tal) para el estudio de estas materias, para de alguna manera, rebatir las antiguas concepciones de sus antiguos predecesores, especialmente a su maestro Platón y el mito de Er en el décimo libro de la República. Años más tarde Marco Tulio Cicerón abordará este mismo tema en el libro ''De la adivinación'', que en mi opinión tiene una explicación filosófica en contra de la adivinación. En general fue un libro interesante de analizar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada