martes, 15 de septiembre de 2015

Aristóteles - Acerca del cielo (Libro II: El movimiento del cielo).

¿Hacia dónde se dirige el cielo? ¿Se mueve o se mantiene en reposo? Estas son las preguntas que llevan a Aristóteles a elaborar este libro. Ya dijimos que era infinito y eterno, sólo falta decir si se mueve o no, y si se mueve hacia dónde se dirige. Como dije anteriormente, no ha sido fácil hacer un análisis o síntesis de este libro, no sé a qué causa se debe, pero siento como si Aristóteles hablara de diferente forma. Cuando se leen sus distintos libros, podemos reconocer la escritura y el pensamiento aristotélico pero en este libro, particularmente, no me pasa eso. Bueno, intentemos salir de la subjetividad y emprendamos el análisis del libro. 

Referencias:

(1) Atlas era un gigante de la mitología griega que se decía sostenía el mundo en sus hombros.
(2) El fuego es el más ligero de los elementos según Aristóteles. Por eso, se ubica casi en el extremo del universo. 
(3) Eudoxo de Cnido fue un filósofo y astrónomo de la Antigua Grecia. 
(4) Mirada completamente geocéntrica al igual que Aristóteles

Acerca del cielo

LIBRO II: EL MOVIMIENTO DEL CIELO

Perfección del cielo

Ya hemos descrito en parte la perfección del cielo, pues hemos dicho que es único incorruptible y eterno, una de las cualidad de la perfección.

Si es perfecto y no puede ser movido por nadie, entonces el mito de Atlas(1) quedaría totalmente desechado. El cielo no puede sufrir alteración ni movimiento por nada ni nadie, y mucho menos ser movida por un alma. 

Derecha e izquierda del universo 

Los cuerpos tienen tres dimensiones. Cada una corresponde a: arriba y abajo; delante y atrás; izquierda y derecha. Los cuerpos de los animales tienen estas dimensiones y en efecto se mueven así. Pero no es correcto buscar sus partes (arriba, abajo, delante, etc..) para corroborar si tienen dimensiones, para ubicar sus partes se debe ver hacia donde se mueven. Si buscáramos las dimensiones sin considerar el movimiento, podríamos confundir lo que pensamos por derecha, con la derecha del sujeto en frente de nosotros. 

Además, hemos visto que en algunos cuerpos no se dan todos los movimientos; por ejemplo, el fuego se mueve hacia arriba y la tierra hacia abajo. 

Principio del movimiento

La longitud en el movimiento debe ser entendida como la distancia entre dos polos. Estos polos tienen una distancia en cuanto arriba y abajo. 

En cuanto a los movimientos de izquierda y derecha, el primero de los movimientos es de la derecha, pues es ahí donde sale el sol y los astros lo siguen, mientras que el ocaso pertenecerá a los movimientos que se dirigen a la izquierda. 


Multiplicidad de las traslaciones

Siendo que el cielo es perfecto y el movimiento circular también lo es, queda establecido que el cielo tiene un movimiento circular. 

¿Qué pasará con la parte central del cielo la cual estará quieta? Porque si es circular el cielo, entonces gira alrededor de un centro. Este centro, por supuesto, es la tierra. Y así, el cielo gira alrededor de la tierra la cual tiene un centro inmóvil.

Mientras que el cielo se mueve de forma circular, en la tierra deben haber múltiples movimientos como el del fuego, el de la tierra o el del agua. Estos movimientos se dan gracias a la generación y destrucción que sólo ocurre en la tierra. Por ende, tenemos en el mundo una multiplicidad de movimientos. 

Esferidad del universo

Como hemos dicho en el primer libro de este tratado (y en algunos libros de Física también), lo circular es el primer movimiento que existió, así como lo uno precede a lo plural; lo simple a lo compuesto; lo perfecto a lo imperfecto. Así, el círculo es el primero de todas las figuras.

El cielo es esférico y tiene un movimiento circular; por lo tanto, el cielo es lo primero que existió también. Luego lo que podría suceder al cielo como algo esférico podría ser el agua. 


En la esfera de arriba, la parte celeste pertenecería al cielo, el azul al agua y la tierra al centro la cual es inmóvil. Obviamente, la esfera última (el cielo) superará a todas las anteriores por tener un movimiento circular más que una instancia circular. 

Con la información obtenida hasta ahora, podemos establecer que Aristóteles creía que la tierra era inmóvil, mientras que los astros  eran los que se movían alrededor ella.  


Rotación perfecta del universo

La rotación del cielo es la más perfecta y por lo tanto la más uniforme. Si no fuera uniforme, se aceleraría y retrasaría de manera irregular causando rapidez y lentitud en todo lo que lo circunda. Por ejemplo, los astros no podrían tener el movimiento que tienen actualmente y podrían dirigirse a todas partes. Por lo demás, la aceleración y la lentitud corresponden al movimiento de las cosas que están sometidas a la generación y a la destrucción, lo que no corresponde con el cielo

Tampoco tiene un clímax o un punto al cual llegar, pues siendo eterno no tiene límites. 

Composición de los astros

Ya que hablamos de astros anteriormente, es bueno que entendamos qué son y de qué están compuestos. 

Por estar situados cerca del extremo del universo, los astros están compuestos tanto de aire como de fuego(2). Este último elemento es el que los hace ser luminosos. 

Sigamos desarrollando el círculo anterior donde se situaban los elementos.

La tierra, el agua, el aire y el fuego.
Es así que se piensa que los astros se ubican inmediatamente en la franja roja del fuego. Pero esto no es así, los astros más bien se ubican en la franja subsiguiente correspondiente a la luna.

La tierra, el agua, el aire, el fuego y los astros
Los astros se ubican inmediatamente arriba de la franja de fuego, es por esto que nos parecen luminosos; por la combinación del aire y el fuego.

Movimiento de los astros

A causa del movimiento del cielo es normal pensar que los astros también se mueven. Si los astros están en el cielo que se mueve de forma circular, pues no es raro pensar que ellos también se mueven en una dirección similar (como vimos en libros anteriores, los objetos se mueven junto con a magnitud en la que están).

Sin embargo, no todos los astros se mueven iguales, de hecho, el astro que esté en un circulo inferior o superior se moverá de forma más rápida o lenta. En todo caso, al mismo tiempo, de esto se podría decir que los astros no tienen movimiento propio, sino más bien depende del circulo en que estén situados. 

Por lo tanto, los astros son movibles y su movimiento es circular gracias al cielo en que se encuentren.


La ''armonía'' de las esferas

Muchos hombres afirmaban que los astros tenían las mismas armonías que un instrumento musical. Lo que uno debería preguntarse primero es que si los astros tuvieran armonía ¿como es que no emiten ruido alguno? Claro, siendo tan grande y moviéndose rápido. En efecto, el movimiento violento o suave produce ruido ¿por qué los astros no? 

Uno de los motivos que daban los antiguos era que lo seres humanos estamos habituados a los ruidos de aquellos, tanto como nos habituamos al silencio. Es por esto que no los escuchamos. 

No obstante, el razonamiento es equivocado porque si fuera así, entonces las partes más grandes de un barco, como el mástil o la proa, deberían producir ruido ya que se desplazan.  Ni siquiera el propio barco suena siendo tan grande y moviéndose de manera tanto rápida como lenta. 

¿Cómo es que no suenan? según Aristóteles, las cosas que se desplazan en un medio que no lo hace produce ruido. En cambio lo que se haya en algo que se desplaza no produce ruido. Es así que el barco no hace ruido porque se desplaza en un medio que también lo hace (el agua). Por lo tanto, los astros, que se mueven en un medio que se desplaza (el cielo), no produce ruido. 

Forma de los astros

Debido a que los astros se mueven por el movimiento de los cielos, los astros tendrán una forma esférica. En efecto, la luna, el sol y los planetas tienen forma esférica.

Paradojas de los movimientos astrales

Antes de explicar la paradoja de los movimientos astrales es necesario conocer antes la teoría de Eudoxo de Cnido(3) sobre las esferas.

Eudoxo y su cosmología

Este astrónomo griego suponía que los planetas estaban dentro de unos círculos homocéntricos, donde se encontraban:

  • La tierra
  • La luna
  • Mercurio
  • Venus 
  • El sol 
  • Marte
  • Júpiter
  • Saturno
  • Estrellas fijas

Todos estos cuerpos giraban alrededor de la tierra(4).



¿Cómo se explica el movimiento de dichas figuras? Tenemos que entender que cada astro tiene un movimiento propio que radica en las esferas de cada uno. Las esferas de cada cuerpo se cuentan desde la luna.


  • La luna: 3 esferas
  • El sol: 3 esferas


Luego tenemos las esferas de los planetas errantes:


  • Marte: 4 esferas
  • Mercurio: 4 esferas
  • Júpiter: 4 esferas
  • Saturno: 4 esferas
  • Venus: 4 esferas


Y finalmente, tenemos la esfera del último círculo. 


  • Estrellas fijas: 1 esfera

Si sumamos todas sus esferas; 3+3+4+4+4+4+4+1= 27, es decir, hay 27 movimientos comprendidos en la unión de todos los cielos. 

La cosmología aristotélica. 


Para Aristóteles es una paradoja que, mientras más lejos se este del centro, más movimientos comienzan a tener los cuerpos celestes; sin embargo, los movimientos se reducen a 1 en el caso de las estrellas fijas. ¿por qué ocurre esto siendo que si va en aumento, el movimiento debería ser mayor?

Hay cosas que se pueden conseguir con esfuerzo y sin esfuerzo. por ejemplo, hay cuerpos que pueden estar saludables sin hacer ejercicio y otros teniendo que hacerlo. 

Cuando las cosa son múltiples es mucho más difícil llegar a la perfección. Las cosas que son simples están más cerca de la perfección de lo que es compuesto, lo que quiere decir, que mientras más movimientos o estructuras se tenga, más difícil será ser perfecto. Por lo tanto, al ser las estrellas fijas lo que se encuentra en el último cielo, y por cierto más perfecto, sólo necesitarán un movimiento para alcanzarlo. 

Por otra parte, los movimientos del mundo supralunar son circulares, mientras que los del mundo sublunar solo son ascendentes y descendentes. 


Teoría sobre la tierra

Uno de las primeras teorías sobre la tierra la tienen los pitagóricos. Estos afirmaban que el fuego estaba en el centro y no la tierra como lo creían los geocentristas. De hecho, la tierra giraba alrededor de dicho fuego central, donde al mismo tiempo se conformaba la creación de los días.

Otro filósofo decía que la tierra se sostenía a causa del agua. Este era el conocido Tales de Mileto. 

Anaxímenes, Anaximandro y Demócrito decían que la tierra se sostenía por el aire, ya que éste una vez comprimido puede resistir mucho peso. 

Sin embargo, todas estas teorías son refutables con lo establecido por Aristóteles como movimiento. Todos los elementos tienen un movimiento natural; así, la tierra se dirigiría hacia abajo porque debe alcanzar el centro. Si es así ¿cómo podría resistir el agua, el aire o el fuego a la tierra siendo que ésta última más pesada que la primera? En efecto, la teoría del fuego estaría errada.

Cada elemento tiene su lugar de movimiento y ahí se dirigirá. El fuego se moverá hacia lo más extremo del cielo (hasta como pueda) mientras que la tierra se moverá hasta al centro. 


Posición y estado verdaderos de la tierra

Hay quienes dice que la tierra gira alrededor de un centro y otros que es el centro mismo. Para Aristóteles, la tierra no puede moverse alrededor de un centro porque esto supondría que los astros tendrían regresiones en sus movimientos, lo cual es falso porque siempre tienen una sola forma de desplazamiento. 

Recordemos que Aristóteles creía que todas las cosas con peso se dirigían al centro de la tierra, es por eso que las cosas caían. Una piedra lanzada al aire tarde o temprano caerá hacia a la tierra. 

Por otra parte, la tierra se dirige al centro y además es de forma esférica. Una de las razones para pensar eso 1) es que en Egipto y en Chipre hay estrellas que no se ven desde otros países, si fuera de forma plana, podríamos ver todas las estrellas desde donde sea. 2) Otra razón es que los barcos vienen desde el horizonte, vemos que primero se ''hunden'' las velas y luego sus otras partes. 3) La sombrea de la tierra se ve ''reflejada'' en la luna como una circunferencia. 


Conclusiones

Lo más impresionante de dichas teorías es que a pesar de que hoy en día se tomaría como un equívoco, estas no contradicen el sentido común. Pensemos que los antiguos griegos no tenían nada para observar más de cerca los fenómenos astronómicos, y por lo tanto, debían resolverlo a través de la observación (obviamente insuficiente) y las matemáticas. A pesar de que estos errores se consideran evidentes, dudaron mucho tiempo como un dogma a lo largo de los siglos. Debemos pensar también que cada una de estas reflexiones sirvieron a otros pensadores (ya sea a modo de refutación o complementación) a elaborar nuevas teorías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada